Protestas y llamado a huelga en Bolivia por probable victoria de Morales

Por Raúl BURGOA
1 / 6
Choques de manifestantes opositores con policías antidisturbios en La Paz, el 22 de octubre de 2019

Opositores chocaron con policías y grupos sociales llamaron a la huelga general este martes en Bolivia ante la inminencia del anuncio oficial de una victoria del mandatario, Evo Morales, en primera vuelta de las elecciones presidenciales, un controvertido viraje que la OEA analizará el miércoles en una reunión extraordinaria.

La polémica en la contabilización provocó la renuncia del vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral, Antonio Costa, quien consideró "desatinada" la decisión de sus colegas de detener el domingo por 20 horas el recuento rápido de votos.

En un segundo día seguido de protestas, varias centenas de opositores chocaron con la policía en una plaza del centro de La Paz, donde el TSE tiene sus oficinas, al grito de "¡fraude, fraude, fraude!". Los grupos antimotines les cerraba el paso con disparos de bombas lacrimógenas. Por el momento no se han reportado detenidos ni tampoco heridos o lesionados.

Los manifestantes pedían a la autoridad electoral el respeto a la tendencia del voto publicada antes de la paralización del conteo y que apuntaba a una segunda vuelta entre Morales y su principal rival, el expresidente Carlos Mesa.

En tanto, un colectivo de organizaciones civiles llamó desde Santa Cruz (este) a paralizar indefinidamente las actividades en todo el país a partir del miércoles.

"Vamos al paro hasta que ustedes digan", anunció Luis Fernando Camacho, líder del Comité Cívico Pro-Santa Cruz, ante varios militantes de la oposición en un acto en esta rica región del oriente de Bolivia.

La influyente plataforma civil Conade, que aglutina comités cívicos de todo el país, anunció también "resistencia civil" ante la posible victoria de Morales y su adhesión al paro general del miércoles.

- "Desatinada" -

Al 95,54% de los votos válidos escrutados, Morales, que apunta a un cuarto mandato en serie, acumula 45,88% frente al 37,51% de Mesa, lo que le permitiría eludir la segunda vuelta.

Costa, una de las autoridades de mayor prestigio del tribunal electoral, dijo que no participó en la "desatinada" decisión del TSE de "suspender la publicación de los resultados del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares Electorales TREP", pero defendió el trabajo del ente electoral y afirmó que "los resultados (del cómputo) son correctos".

Poco antes la presidenta del organismo, María Eugenia Choque, descartó cualquier posibilidad de fraude en los cómputos, como acusa la oposición.

En medio de ese clima de duda, la OEA llamó a su Consejo Permanente a una reunión extraordinaria en Washington a pedido de Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos y Venezuela (el representante de Juan Guaidó), para abordar "la situación en Bolivia".

El TREP adelantó el domingo datos de una segunda vuelta entre Morales y el opositor Carlos Mesa, pero dejó paralizado el recuento al 84%, aunque lo reactivó 20 horas después con Morales a un tris de la victoria en primera vuelta.

El mandatario, en el poder desde 2006, evitaría el balotaje si obtiene en primera ronda más del 50% de los votos válidos o 40% con al menos una ventaja de 10 puntos sobre el segundo.

En ese clima de desconfianza manifestantes quemaron el lunes tres oficinas regionales del TSE en Potosí (suroeste), Sucre (sureste) y Cobija (norte).

- Auditoría de la OEA -

En ese ambiente, el canciller Diego Pary solicitó a la OEA enviar "a la brevedad posible" una misión técnica para auditar "una a una las actas" de los votos del domingo. "Nos interesa como gobierno que todo el proceso tenga la transparencia necesaria", insistió.

El secretario general, Luis Almagro, aceptó el pedido de La Paz para la " de cómputos, manejo estadístico, verificación del proceso y la cadena de custodia" de las actas, exigiendo por su parte que las conclusiones de la auditoría "sean vinculantes".

El presidente Evo Morales también extendió la invitación a embajadores de varios países y de la Unión Europea. "Les reiteramos la invitación a que fiscalicen todo el proceso de cómputo de votos, acta por acta, con todas las garantías", ratificó.

Horas antes, Estados Unidos denunció un intento de "subvertir la democracia en Bolivia" y la Unión Europea llamó a "respetar la voluntad del pueblo boliviano".

También España, Argentina, Brasil, Colombia y Perú expresaron inquietudes sobre la marcha del conteo de votos.

- Llamado a la paz -

En la jornada, los disturbios volvieron a activarse también en Sucre, Oruro (sur) y La Paz, donde cientos de personas manifestaron frente a las oficinas regionales del TSE.

Ante el clima de violencia, la Iglesia Católica llamó a "la paz y serenidad" y urgió al ente electoral "cumplir con su deber de árbitro imparcial".

Mesa anunció el lunes que no reconocerá los últimos resultados provisionales, denunciando "un fraude consumado de manera vergonzosa".

Historiador y periodista de 66 años, llamó a una "movilización ciudadana" hasta lograr que el TSE reconozca la segunda vuelta.