La sufragista británica que reivindicó el feminismo acuchillando un cuadro de Velázquez

Alfred López

A lo largo de la Historia hemos podido ver como diferentes personas (ya fuera a nivel personal o representando un colectivo) han realizado sus reivindicaciones de los más diversos modos: mediante huelgas de hambre, encadenándose a las puertas de un edificio, prendiéndose fuego a lo bonzo, manifestándose incansablemente…

En este post quiero explicaros una de esas curiosas protestas que tuvieron lugar hace poco más de un siglo (en 1914) en plena época de reivindicaciones feministas por conseguir el sufragio universal que facultara a la mujer del derecho al voto.

La sufragista Mary Richardson acuchilló el cuadro ‘Venus del espejo’ de Diego Velázquez (imagen vía Wikimedia commons)
La sufragista Mary Richardson acuchilló el cuadro ‘Venus del espejo’ de Diego Velázquez (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: Lady Moody, una de las mujeres más importantes y peligrosas del continente americano en el siglo XVII]

El 10 de marzo de ese año, Mary Richardson, una sufragista nacida en Canadá y nacionalizada británica, entró en el prestigioso museo ‘National Gallery’ de Londres provista de una pequeña hacha con un propósito: destrozar el cuadro ‘Venus del espejo’ del célebre pintor sevillano Diego Velázquez (en propiedad de los ingleses desde que éstos robaran la pintura en 1813, durante la Guerra de Independencia Española).

Mary Richardson, que en aquellos momentos tenía cerca de los 30 años (las distintas fuentes no se ponen de acuerdo en el año de su nacimiento que lo sitúan entre 1882 y 1889), llevaba un tiempo participando activamente en los movimientos sufragistas y algunos historiadores aseguran que lo hizo de un modo obsesivo (como si hubiese sido captada por una secta, motivo por el que, tal vez, sus acciones reivindicativas traspasaron varios límites).

Entre los actos que se le atribuyen está el saltar sobre el estribo del carruaje que trasladaba al rey Jorge V, lanzando sobre el regazo del monarca una carta con la petición del voto femenino o las varias ocasiones en la que, a modo de protesta, incendió edificios abandonados. Varias fueron las veces en las que se la detuvo e incluso estuvo a punto de ser ingresada en un centro psiquiátrico.

Sentía devoción por la líder del movimiento sufragista Emmeline Pankhurst y la detención de ésta el 9 de marzo de 1914 indignó a Mary Richardson quien, a modo de protesta ante tal arresto, se presentó al día siguiente en la National Gallery y se lio a hachazos con el cuadro de la ‘Venus del espejo’ de Velázquez tras romper el cristal que lo protegía (algunas fuentes indican que era un cuchillo de cocina lo que portaba).

Cuadro ‘Venus del espejo’ de Diego Velázquez (imagen vía Wikimedia commons)
Cuadro ‘Venus del espejo’ de Diego Velázquez (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: El jubilado indignado por un impuesto que decidió robar un cuadro de Goya]

En total siete fueron los cortes que hizo a la pintura, los cuales pudieron ser meticulosamente restaurados, no notándose, hoy en día, apenas evidencia alguna de la agresión sufrida por el cuadro.

Un tribunal juzgó a Mary Richardson por vandalismo y la condenó a una pena de seis meses de prisión (el tiempo máximo estipulado para este tipo de acciones).

En los siguientes años Mary continuó con su lucha y reivindicaciones feministas y a pesar de que en un principio militó en las filas del Partido Laborista en la década de 1930 acabó afiliándose a la Unión Fascista Británica (cuando esta ideología estaba en auge en Europa), llegando a ocupar el cargo de Secretaria General de la sección femenina del partido.

Fuentes de consulta e imágenes: mujeresenlahistoria / elespanol / theguardian / Wikimedia commons

[Te puede interesar: El hombre al que perdonaron por robar las joyas de la Corona británica]