La sequía en Castilla y León castiga a los trabajadores del campo

El campo de Castilla y León se muere de sed. Los embalses, casi llenos el año pasado, hoy apenas llegan a la mitad. La agricultura, uno de los principales activos de esta tierra, agoniza. A los meses sin llover se unen las heladas de los últimos días, un combinado letal. Los agricultores miran al cielo impotentes. Estiman que se perderá el 60% de los cultivos y el 40% de los viñedos. Por lo que las organizaciones agrarias exigen que se declare zona catastrófica. Secos los prados, tampoco sirven de alimento para las vacas. Los ganaderos de extensivo se ven obligados a comprar pasto a mayores. Esperan ayudas económicas como agua de mayo.

-Redacción-

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines