La semana laboral de 4 días a prueba: 200 empresas españolas recibirán ayudas de 250.000 euros para implantarla

Jaime Quirós
·3 min de lectura

La pandemia ha forzado un nuevo contexto laboral del que surgen nuevas posibilidades y planteamientos. El teletrabajo, por ejemplo, lejos de ser una solución circunstancial ante el confinamiento, podría haber llegado para quedarse. Pero con un nuevo entorno laboral, aparecen también retos que solventar.

Aunque la economía y el empleo no terminan de recuperarse de momento, puede haber nuevas estrategias, como la reducción de la semana laboral a cuatro días, que podrían ayudar a reconducir la situación.

También de interés:

· ¿Llega la semana laboral de cuatro días?

· El teletrabajo, ¿una ayuda para el medioambiente?

Aunque los trabajadores españoles trabajan más horas semanales, no son más productivos, en comparación la media de europea. Foto: Getty Creative.
Aunque los trabajadores españoles trabajan más horas semanales, no son más productivos, en comparación la media de europea. Foto: Getty Creative.

En comparación con la media europea, los españoles trabajamos más horas a la semana –37,5 horas frente a 37,1 en el que se sitúa el promedio comunitario–. Pero esta inversión de nuestro tiempo no se traduce en una mayor productividad, de hecho, se sitúa 1,3 puntos por debajo de la media del resto de países del continente.

Las empresas que han implantado la semana laboral de cuatro días confirman un aumento de su productividad. Por ejemplo, Microsoft realizó una prueba durante el mes de agosto de 2019 cerrando su filial en Japón durante los viernes de agosto. Esta medida provocó un incremento de productividad del 40% respecto al mismo mes del año anterior. Además, la reducción de la semana laboral garantiza todo tipo de beneficios. Quienes ya lo han experimentado, destacan la reducción de los niveles de estrés, aumento de la creatividad y una mejor cohesión de grupo.

En España, 200 empresas experimentarán la semana laboral de 4 días. Las compañías contarán con una ayuda del Gobierno de 250.000 euros de media para compensar los gastos que les ocasione, y así no recortar el salario de los trabajadores. El Ejecutivo va a destinar 50 millones de euros procedentes de los fondos europeos para la recuperación de la economía tras el impacto de la pandemia para realizar este proyecto piloto.

La semana de cuatro días se va a probar en España después de que el partido Más País, principal promotor de la reducción de la jornada laboral, haya logrado un acuerdo con el Gobierno para su implantación.

Este acuerdo afectará a entre 3.000 y 6.000 trabajadores de empresas, principalmente pequeñas y medianas. El dinero, por tanto, se dedicará a compensar los gastos esta reducción de jornada que puedan tener las empresas, ya sea la necesidad de contratar a más trabajadores, digitalizar algunos procedimientos, o bien invertirlos en innovación o formación. Las empresas podrán elegir cómo utilizarlo.

Una vez concluya el diseño del proyecto, se concretará en una convocatoria de la que se elegirán las empresas, preferentemente pymes que sean de sectores representativos del tejido productivo español.

El plan, que durará un año, se pretende dirigir a empresas de consultoría, programación, abogacía, 'telemarketing' o arquitectura. Sin embargo, se busca sumar a otros sectores en principio menos receptivos a este plan, como es el caso de la hostelería. El seguimiento será continuo y estududiará si se han producido aumentos de la productividad y del bienestar de los trabajadores.

En su programa electoral, Más País defendía que esta medida presenta ventajas sociales y ambientales: "Reparto justo e igualitario de la carga de trabajo remunerado; mejor conciliación familiar para que el trabajo no remunerado (esencialmente de cuidados y de mantenimiento doméstico) se reparta de forma equitativa entre hombres y mujeres; reducción de los desplazamientos al trabajo y más tiempo para implicarnos en actividades bajas en carbono: deportivas, culturales, etc., y una economía más próspera debido a una mejor salud de las personas trabajadoras".

Después de la pandemia, parece oportuno repensar algunas de las condiciones y realidades que tienen que ver con el mundo laboral. La semana laboral de cuatro días ha dejado de ser una opción descabellada y utópica para convertirse en una posible realidad del futuro próximo. Porque, ¿trabajamos para vivir o vivimos para trabajar?

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias