La Semana de la Moda de Londres marca la despedida de Bailey con Burberry

Por Edouard GUIHAIRE
El diseñador Christopher Bailey saluda al público tras un desfile de la marca Burberry Prorsum en Londres el 8 de enero de 2014

La icónica marca británica Burberry y la Semana de la Moda de Londres pasan página. El exitoso diseñador Christopher Bailey presentará el sábado su última colección para un sello que supo transformar en un gigante mundial del lujo.

Los desfiles de Burberry suelen ser los más concurridos de la cita de la moda británica, que empieza este viernes, sobre todo por su despliegue de estrellas, sus recursos faraónicos, los conciertos en vivo que ofrece y el ejército de modelos que exponen sus propuestas.

Pero la última pasarela con la impronta de Bailey para esta casa se anuncia como el gran acontecimiento.

Christopher Bailey se despedirá a sus 46 años de todos los fans del simbólico estampado de cuadros escoceses en beige, negro y rojo.

Oriundo de Halifax, en el norte de Inglaterra, estudió en el prestigioso Royal College of Art de Londres y llegó a la casa Burberry en 2001, después de haber hecho sus primeros trabajos en Donna Karan y Gucci.

- Talento de encajes -

Designado director creativo en 2004, ocupó también el cargo de director general en 2014, cuando su predecesora Angela Ahrendts se fue a Apple.

Bailey, dos veces laureado con el premio al mejor estilista del año en Reino Unido por su trabajo durante 17 años en esta casa, permitió a Burberry dar el salto al siglo XXI y a las nuevas tecnologías.

Le sobra talento. Fue uno de los primeros en integrar las redes sociales en sus presentaciones, fusionar las colecciones masculinas y femeninas y adoptar el "ver ahora, comprar ahora" (compra inmediata), siempre rodeado de las musas del momento: Kate Moss, Emma Watson y Cara Delevingne.

En los últimos años, ha rejuvenecido la imagen de la marca mediante la exploración de nuevos materiales y paletas de colores, reinventando la gabardina, emblema de Burberry, realzándola con encajes.

"Bajo su liderazgo, la empresa que alguna vez se conoció nada más que por ser una aburrida fabricante de impermeables y bufandas a cuadros, explotó y terminó convirtiéndose en un vasto imperio", señaló la revista Vogue.

Por su arte en Burberry, fundada en 1856, quintaesencia de la moda británica y que emplea a 10.000 personas en todo el mundo, Bailey se ha ganado los calificativos de "creador increíble" y "superinteligente".

"Desempeñó un papel importante en la industria británica de la moda al colocar la innovación en el corazón de Burberry", consideró Caroline Rush, directora ejecutiva del British Fashion Council (Consejo Británico de la Moda), que organiza la Semana de la Moda.

Sin embargo, su ascenso a la gerencia general del grupo en 2014 llamó la atención de más de un analista, debido a su falta de experiencia en una empresa de esta envergadura que cotiza en la bolsa.

De hecho, el creador, conocido por sus buenos modales, apodado por algunos como "Mr Nice Guy", cumplió esas dos funciones conjuntas solo durante tres años. En 2017, en un contexto económico delicado, cedió el comando de la empresa al expresidente de Céline, Marco Gobbetti.

Este último anunció un fortalecimiento de Burberry en su posicionamiento del sector "de lujo", pero se abstiene de revelar aún quién sucederá a Bailey como director creativo.

En la prensa especializada, el nombre de la británica Phoebe Philo (ex Céline) está entre las primeras apuestas.

Aunque Christopher Bailey estará presente hasta finales de año en Burberry para facilitar la transición, antes de centrarse en "nuevos proyectos" de los que tampoco ha querido anticipar detalles.

- Tránsfuga de Nueva York -

Además de esta secuencia emocional, la Semana de la Moda de Londres estará consagrada a las colecciones femeninas otoño-invierno 2018-19, y acogerá desde el viernes hasta el próximo martes unas 80 presentaciones en varias partes de la capital británica.

También el sábado, Jonathan Anderson, director artístico de la marroquinería de lujo Loewe, presentará un desfile con las piezas de su propia marca, J.W. Anderson.

Este joven diseñador, considerado como uno de los mejores de su generación, presentará dos desfiles por año en lugar de cuatro, explicó la marca a AFP.

El objetivo es "reducir la brecha tradicional entre el período de desfiles y disponibilidad de piezas para la venta", un nuevo ejemplo de las reorganizaciones estratégicas que sacuden el sector de la moda.

Otra cita destacada por los expertos es la presentación el domingo de la colección de la casa española Delpozo, tránsfuga de la Semana de la Moda de Nueva York, que es considerada una promesa de elegancia y poesía.