La revista Nature vuelve a dejar por los suelos la ciencia en España

Inversión en ciencia y desarrollo en las diferentes regiones de Europa | imagen Nature

Miren el gráfico superior, la intensidad en el color azul representa una mayor inversión en investigación y desarrollo en comparación con el número de habitantes. La región alemana de Braunschweig es la campeona europea, acompañada de diferentes regiones en los prósperos países escandinavos, el sur de Inglaterra, Bélgica, Austria o Suiza. Por otro lado, cualquier ciudadano español, al contemplar los datos reflejados en el gráfico, experimentará un sentimiento de decepción y desengaño. La inversión en ciencia en España, al igual que en el mapa, está en blanco desde hace más de una década.

La infografía pertenece a un editorial, titulado: Science in Europe: by the numbers, publicado por la Revista Nature hace tan solo unos días. En los últimos años Nature, que junto a Science es la publicación científica más prestigiosa del mundo, ha criticado con dureza la ineficacia de nuestros políticos en su tibia apuesta por la ciencia. Cuando se inició la crisis económica, Nature atacó con dureza los recortes españoles, y ya en 2009, publicaba No hay vuelta atrás: “España no debería usar la recesión como excusa para frenar el impulso de su ciencia”. Unos años más tarde, ya en 2013, y a pesar del cambio de gobierno, Nature mantenía sus críticas con un nuevo editorial, La política científica española necesita un giro, donde planteaba que las políticas de austeridad y recortes de Rajoy estaban dejando a España atrás respecto a Europa.

Nature ha sido, durante esta última década, una de las voces más críticas con los recortes en inversión científica en España, sin embargo su última publicación deja nuestra ciencia por los suelos sin necesidad de opinión o editoriales, sino simplemente mostrando los datos.

Número de investigadores y científicos por cada 1000 habitantes @ imagen Nature

La fuga de cerebros tampoco ha sido una broma. España ha perdido un tren muy importante y otros países, más avispados y diligentes, han aprovechado los huecos dejados por las políticas de recortes para colocarse en cabeza en ciencia y tecnología.

Número de estudios científicos publicados por cada 10.000 habitantes | Nature

Resulta paradójico que nuestros políticos hayan desperdiciado toda una década buscando las claves de la riqueza económica a la vez que recortaban en ciencia. Y es descorazonador comprobar cómo aquellos que realizaron una apuesta firme por la investigación y el desarrollo tecnológico sean ahora los países más avanzados.

Le llaman la “banana azul de Europa”. Una franja alargada de países y regiones en el centro de Europa, en curiosa forma de plátano, cuya economía se sitúa en cabeza de todo el continente.

La “banana azul de Europa” | Creative commons: Andrés Gil, El Orden Mundial

“A diferencia de otras zonas de Europa, donde la actividad industrial está más localizada, a menudo en ciudades importantes o en regiones con una tradición industrial importante, en esta zona del arco azul la actividad de la industria está altamente integrada en el territorio, y en muchos de estos lugares se pasó de la tradicional industria pesada a una tecnológica basada en el I+D. No es casual, por tanto, que esta amplia región sea a su vez la de mayor poder adquisitivo en la Unión Europea”.

Comienza un nuevo periodo legislativo, con un gobierno más asentado y con la representación parlamentaria suficiente para volver a apostar por la ciencia de manera decidida. El repaso que recientemente realicé sobre los programas políticos en ciencia fue realmente decepcionante, esperemos que nuestros nuevos dirigentes analicen mejor la situación y, ante los datos, cambien de rumbo de una vez por todas.

Referencias científicas y más información:

Noorden, Richard Van, Declan Butler. «Science in Europe: By the Numbers». Nature, vol. 569, mayo de 2019, p. 470. DOI:10.1038/d41586-019-01565-0.

El orden mundial: “La banana azul europea