La resistencia a antibióticos puede ser reversible

José de Toledo
Representación gráfica de un antibiótico B-lactámico. Crédito: Calvopina et al 2017
Representación gráfica de un antibiótico B-lactámico. Crédito: Calvopina et al 2017

Un tema recurrente en biología, y en este blog, es el de las bacterias resistentes a los antibióticos. Y con razón, ya que suponen un grave problema de salud. Así que encontrarse dos artículos – que pueden consultarse aquí y aquí – que ofrecen esperanzas para solucionar este problema es una gran noticia.

Antes de entrar en el detalle de las investigaciones, merece la pena pararse a explicar qué entendemos por resistencia a antibióticos. Que muchas veces parece algo casi mágico, y no lo es.

[Te puede interesar: Encuentran el origen de la resistencia a los antibióticos]

Un antibiótico es una molécula que dificulta o evita que un organismo pueda seguir viviendo. Los hay de muchos tipos, cada uno con sus características específicas.

Entre los más utilizados están los antibióticos β-lactámicos, como la penicilina y la cefalosporina. Para que puedan actuar, necesitan entrar en la célula bacteriana… y aquí es donde las bacterias se defiende.

Si una bacteria es resistente para este tipo de antibióticos, es porque consigue generar
β-lactamasa. Se trata de una enzima que inutiliza estos antibióticos antes de que entren en la célula. De este modo, sobrevive sin problemas.

[Te puede interesar: La fuerza bruta puede acabar con las bacterias super-resistentes]

Bien, pues el equipo de investigación responsable de los dos artículos decidió centrarse en estas enzimas que protegen a las bacterias. Pero en lugar de buscar algún compuesto biológico, probaron sustancias químicas.

En concreto dos tipos, uno llamado avibactam y el otro denominado boronato bicíclico. Y ambos funcionan, uno mejor que otro. Lo realmente interesante es que funcionan mejor cada uno con un tipo de antibiótico, con lo que se pueden complementar.

Y ahora quedan dos dudas. La primera sería si esta “anti-resistencia” es fácil de usar. Que lo sería, bastaría incluir los compuestos necesarios en los medicamentos. La segunda no tiene aún respuesta, porque no se sabe cuánto tiempo tardarán las bacterias en aprenderse el truco.