La rara posibilidad de que la vacuna contra el covid-19 provoque alergias en personas con rellenos faciales

Jesús Del Toro
·5 min de lectura

Las personas con el afán de mantener un aspecto bello y la apariencia de juventud y han recurrido, o piensan recurrir, a tratamientos de relleno facial deberán considerar ahora la rara posibilidad de sufrir una reacción alérgica al vacunarse contra el covid-19.

De acuerdo al portal Dermatology Times, la Asociación Americana de Dermatología ha informado, con base en datos de la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA), que algunas personas que se han sometido a esos tratamientos cosméticos han registrado reacciones adversas de relevancia tras recibir la vacuna contra el covid-19 basada en ARN mensajero. La vacuna de Moderna y la de Pfizer/BioNTech están construidas con ARN mensajero.

Una representación de la aplicación de un tratamiento cosmético de relleno facial. (Getty Creative)
Una representación de la aplicación de un tratamiento cosmético de relleno facial. (Getty Creative)

Se trata de muy pocos casos pero no por ello la situación debe ser desestimada: datos de la FDA señalan que en un universo de 15,184 personas que fueron vacunadas con ese tipo de vacunas, tres personas que se aplicaron rellenos faciales cosméticos sufrieron efectos adversos, en específico inflamación del labio o la cara en los lugares en donde habían previamente recibido rellenos cosméticos.

La revista Elle cita el caso de dos mujeres que, tras recibir la vacuna contra el covid-19 de Moderna, presentaron reacciones adversas. Una de ellas se había sometido seis meses antes de vacunarse a un tratamiento de relleno facial, y la otra lo había recibido dos semanas antes de inmunizarse.

De acuerdo a la citada revista, el doctor Samuel Lin, de la Escuela de Medicina de Harvard, dijo que ambas mujeres recibieron tratamiento contra las reacciones adversas, que no pusieron sus vidas en riesgo, y se han recuperado ya de ello.

El portal Health añade que las mujeres afectadas tenían 46 y 51 años, respectivamente.

Los rellenos cosméticos son, de acuerdo a la Clínica Mayo, “sustancias [inyectadas] que suavizan temporalmente las arrugas cuando se los inyecta en la piel”. Los hay de diversos tipos y al ser de aplicación ambulatoria son tratamientos relativamente fáciles y muy populares para mejorar la apariencia.

Esos tratamientos han de ser siempre realizados por especialistas, que conocen el proceso de inyección y saben cómo reaccionar en caso de efectos adversos.

Y, ha de decirse, los rellenos faciales en sí mismos llegan ocasionalmente a producir reacciones adversas y se sabe que otros virus, como el del resfriado o la influenza, generan reacciones secundarias en algunas personas que se han aplicado inyecciones de relleno facial.

En todo caso, al tratarse de casos raros, la Asociación Americana de Dermatología considera que pacientes que han recibido esos rellenos faciales no deben ser desalentados de vacunarse contra el covid-19 y del mismo modo quienes ya se han inmunizado contra esa enfermedad tampoco han de ser desalentados de someterse a tratamientos de relleno facial en el futuro.

En paralelo, el doctor Lin dijo que las personas han de dar prioridad a la vacunación contra el covid-19 y que quien se haya aplicado inyecciones de relleno facial han de consultar con su médico antes de inmunizarse, sobre todo si ha sufrido en el pasado reacciones alérgicas.

Lin explicó que las reacciones adversas que se han registrado en pacientes con rellenos faciales que recibieron la vacuna de Moderna son “inflamación de la cara y enrojecimiento del área. Son las más comunes y podrían durar algunos días”.

El tratamiento, indicó Lin, es a base de esteroides y antihistamínicos, similar al que se aplica ante otras reacciones alérgicas. La dermatóloga Debra Jaliman dijo a Health que se trata “de un muy raro efecto secuendario, que es muy tratable con antihistamínicos y [el esteroide] prednisona”.

Una mujer es recibe la vacuna contra el covid-19 en Indiana. (Kale Wilk/The Times via AP)
Una mujer es recibe la vacuna contra el covid-19 en Indiana. (Kale Wilk/The Times via AP)

Y, en general, las posibles reacciones alérgicas a las vacunas contra el covid-19, raras pero reales, se dan al poco tiempo de la inmunización. Por ello se hace que la persona vacunada permanezca después de ser vacunado en la instalación por al menos 15 minutos, o media hora si tiene historial alérgico, para que en caso de que se presente una reacción pueda ser atendida de inmediato.

Así, aunque hay que tener las precauciones apropiadas, los médicos coinciden en que haberse aplicado el citado tratamiento de belleza no es un impedimento en sí para aplicarse una vacuna que salva vidas. Todo fármaco o vacuna implica un cierto riesgo de reacciones adversas.

En el caso de la vacuna del covid-19, estas también han tenido lugar, pero a una escala muy reducida: de acuerdo a datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), entre el 14 y el 23 de diciembre de 2020 se reportó que se aplicaron 1,893,360 dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, que como la de Moderna está basada en ARN mensajero, y de ellos solo en 21 ocasiones la persona vacunada desarrolló una reacción alérgica grave (anafilaxis).

El 81% de esos casos se dio en personas que ya habían anteriormente sufrido reacciones alérgicas y ninguna persona ha fallecido por reacciones adversas a esa vacuna contra el covid-19. Ninguna de las personas con rellenos faciales que reaccionaron a la vacuna presentó situaciones graves.

Y, como mencionó el doctor Lin, al final es más importante preservar la salud (y la vida, al ser el covid-19 una enfermedad potencialmente letal) que lucir un rostro mejor que luce mejor tras aplicarse rellenos faciales.