La publicación de los chats de la Policía airea varios posibles delitos de odio

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con el embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, en el acto de homenaje y descubrimiento de placa por los atentados de Francia. EFE/ Álvaro Sánchez

El Juzgado de Instrucción Número 49 de Madrid investiga, desde hace semanas, los insultos y amenazas profesadas contra la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un chat interno de un nutrido grupo de policías municipales de Madrid. Unos mensajes que ha aireado en exclusiva Eldiario.es en el que algunos de los agentes del Cuerpo policial califican a la primera edil de “vejestorio despreciable”, entre otros insultos, y se le desea la muerte: “Lo que este terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros”.

Pero Carmena no es la única diana de las amenazas del turno de noche de a policía municipal. La periodista de La Sexta, Ana Pastor, también ha sido la destinataria de diversas soflamas como la que desea que el próximo atentado se la “lleve por delante”.

Estos comentarios se han conocido después de que uno de los agentes integrantes del chat decidiera comunicárselo a la Dirección del Cuerpo. A la espera del recorrido que la denuncia realice en sede judicial, algunos de los agentes contactados por El diario.es han tratado de minimizar los daños señalando que se trata de una “charla divertida” en un grupo privado de agentes.

Lo relevante de esto es que este chat no es un hecho aislado. Cabe recordar que a mediados de septiembre un grupo de manifestantes ultra desbordó el operativo policial destinado a cubrir la celebración de la Asamblea de cargos electos auspiciada por Podemos en Zaragoza. 400 personas que amenazaron y agredieron a los allí asistentes –incluido un botellazo a la presidenta de las Cortes de Aragón, destrozos en una unidad móvil de TV3-. Los ultras desplazados a la capital mañana sabían lo que se hacían, porque algunos de ellos eran policías nacionales y se citaron para reventar aquel acto a través de un grupo de WhatsApp.

Las capturas de pantalla del chat evidencian que en el grupo Jusapol Zaragoza -un foro creado para reivindicar la equiparación salarial de la Guardia Civil y la Policía Nacional-, varios agentes invitaron a sus compañeros a acudir al Pabellón Siglo XXI de Zaragoza y protestar contra el acto de Unidos Podemos, sus confluencias, el PNV, ERC y el PDeCAT” justificando, incluso, la agresión a la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba.

En otro chat policial, también de agentes municipales de Madrid, hubo posibles delitos de apología del nazismo y de Hitler con comentarios que incluyeron descalificaciones racistas contra los inmigrantes. “Matar es nuestro lema”, replican a quien les afea sus palabras.

A la espera de lo que ocurra en el Juzgado de Instrucción Número 49 de Madrid, nos ponemos basar en casos similares para aventurar qué puede ocurrir: La Policía Nacional ha abierto en las últimas semanas una investigación para rastrear los delitos de odio, coacciones o amenazas que se están cometiendo en internet y en las redes sociales con motivo de la crisis de Cataluña. Las pesquisas están lideradas por la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT), la sección del cuerpo encargada de detectar y perseguir las actividades delictivas que se cometen a través de medios telemáticos, con una amplia experiencia en la lucha. Asimismo el Juzgado de Instrucción 8 de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) ha condenado a ocho meses de prisión sustituibles por un curso de derechos humanos a un usuario de Twitter que publicó el comentario vejatorio sobre el accidente de avión de Germanwings: “Poca mierda veo en Twitter para haberse estrellado un avión lleno de catalanes”.

Además, si el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dicho, sobre los tuits ofensivos hacia el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, de que está seguro de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y la Fiscalía investigarán estos hechos y si se estiman que son constitutivos de delito se presentará una querella, cabe pensar que la Policía también investigará los hechos aquí relatados

Sin olvidar el agravante de que los hechos investigados ahora afectan a Agentes de las Fuerzas del Orden quienes, según consideran las directrices del Ministerio del Interior desde principios de los noventa, deben “preservar la ley y la seguridad ciudadana aun fuera de servicio”.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines