La próxima Guerra Fría se librará con inteligencias artificiales

Inteligencia artificial. (Imagen Creative Commons vista en Pixabay).
Inteligencia artificial. (Imagen Creative Commons vista en Pixabay).

Es fácil confundir la situación geopolítica actual con la de los años ochenta. Estados Unidos y Rusia se acusan entre sí de interferir en asuntos internos. Rusia se ha anexionado territorio a pesar de las objeciones de los EE.UU., lo cual ha aumentado la preocupación sobre el conflicto militar.

Al iguel que sucedió durante la Guerra Fría después de la Segunda Guerra Mundial, las naciones están desarrollando y construyendo armas basadas en tecnología avanzada. Durante la Guerra Fría, el arma de elección fueron los misiles nucleares; hoy es el software, ya sea que se use para atacar sistemas informáticos u objetivos en el mundo real.

La retórica rusa sobre la importancia de la inteligencia artificial está al alza, y por una buena razón: a medida que se desarrolle el software de inteligencia artificial, podrá tomar decisiones basadas en más datos, y más rápidamente, de lo que los humanos podrán manejar. Como alguien que investiga el uso de la IA para aplicaciones tan diversas como drones, vehículos autónomos y seguridad cibernética, me preocupa que el mundo pueda estar entrando, o quizás esté ya, en otra guerra fría, alimentada por IAs. Y no soy el único.

Guerra fría moderna

Al igual que la Guerra Fría en los años 1940 y 1950, cada bando tiene motivos para temer que su oponente obtenga una ventaja tecnológica. En una reunión reciente en la Academia Estratégica de Misiles cerca de Moscú, el presidente ruso Vladimir Putin sugirió que una IA podría ser la forma en que Rusia pudiera reequilibrar el cambio de poder creado por Estados Unidos al gastar casi 10 veces más que ellos en defensa cada año. Los medios RT patrocinados por el estado de Rusia han informaron que una IA es “la clave para que Rusia derrote a los EE.UU. en defensa”.

Suena notablemente parecido a la retórica de la Guerra Fría, cuando los Estados Unidos y los soviéticos construyeron suficientes armas nucleares como para matar a toda la humanidad en la Tierra muchas veces. Esta carrera armamentista condujo al concepto de destrucción mutua asegurada: ninguno de los dos bandos podría arriesgarse a participar en una guerra abierta sin arriesgar su propia ruina. En cambio, ambas partes acumularon armas y se batieron en duelo indirectamente a través de pequeños conflictos armados y disputas políticas.

Ahora, más de 30 años después del final de la Guerra Fría, los Estados Unidos y Rusia han desmantelado decenas de miles de armas nucleares. Sin embargo, las tensiones están creciendo. Cualquier guerra fría moderna incluiría ciberataques y la participación de las potencias nucleares en los conflictos de los aliados. Ya está sucediendo.

Ambos países han expulsado a los diplomáticos del otro. Rusia se ha anexionado parte de Crimea. La guerra fronteriza entre Turquía y Siria incluso ha sido etiquetada como una “guerra de poder” entre los EE. UU. Y Rusia.

Ambos países, y muchos otros también, todavía tienen armas nucleares, pero su uso por parte de una potencia importante sigue siendo impensable para la mayoría. Sin embargo, informes recientes muestran una mayor preocupación pública de que estos países puedan usarlos.

Un mundo de ciberconflictos

Sin embargo, las armas cibernéticas, particularmente las que funcionan con inteligencia artificial, aún son consideradas juego limpio por ambas partes.

Rusia y los hackers que apoyan a Rusia han espiado electrónicamente, han lanzado ciberataques contra plantas de energía, bancos, hospitales y sistemas de transporte, y han ido en contra de las elecciones en los EE.UU. Los ataques cibernéticos rusos se han dirigido contra Ucrania y aliados de Estados Unidos como Gran Bretaña y Alemania.

Estados Unidos ciertamente es capaz de responder y puede haberlo hecho.

Putin ha dicho que ve la inteligencia artificial como “el futuro, no solo para Rusia, sino para toda la humanidad”. En septiembre de 2017, les dijo a los estudiantes que la nación que “se convierta en líder en esta esfera se convertirá en el gobernante del mundo”. Putin no está diciendo que vaya a entregar los códigos de lanzamiento nuclear a una computadora aunque la ciencia ficción ha retratado computadoras lanzando misiles) sino que está hablando de muchos otros usos para la IA.

Uso de inteligencia artificial para el control de armas nucleares

Las amenazas que plantean un ataque sorpresa con armas nucleares desde submarinos y barcos, o por armas ubicadas cerca de las fronteras de un país pueden llevar a algunas naciones a confiar sus tácticas de autodefensa, incluido el lanzamiento de contraataques, a las capacidades rápidas de toma de decisiones de un sistema de inteligencia artificial.

En caso de ataque, una IA podría actuar más rápidamente y sin la posible vacilación o desacuerdo de un operador humano.

Una capacidad de respuesta rápida y automatizada podría servir para que los adversarios potenciales sepan de forma segura que una nación está lista y dispuesta a lanzar un contrataque, la clave para la eficacia de la mutua destrucción asegurada como elemento de disuasión.

Control de armas no nucleares por una IA

La IA también se puede usar para controlar armas no nucleares, incluidos vehículos no tripulados como drones y armas cibernéticas. Los vehículos no tripulados deben poder funcionar mientras sus comunicaciones están dañadas, lo que requiere ceder el control a una IA a bordo. Que la IA tenga el control también evita que un grupo al que se señala como objetivo, evite o prevenga un ataque con drones destruyendo su instalación de control, ya que el control se distribuye, tanto física como electrónicamente.

Las armas cibernéticas pueden, de manera similar, necesitar operar más allá (o al margen) del rango de comunicaciones. Y reaccionar ante esta clase de ataque puede requerir una respuesta tan rápida que sería preferible lanzarla y controlarla con sistemas de inteligencia artificial.

Los ataques coordinados por IA pueden lanzar armas cibernéticas o del mundo real casi instantáneamente, tomando la decisión de atacar antes de que un ser humano siquiera advierta una razón para hacerlo. Los sistemas de IA pueden cambiar los objetivos y las técnicas más rápido de lo que los humanos pueden comprender, y mucho menos analizar. Por ejemplo, un sistema de inteligencia artificial podría lanzar un dron para atacar una fábrica, observar los drones que responden para defenderse y lanzar un ataque cibernético contra esos drones, sin que medie una pausa perceptible.

La importancia del desarrollo de la inteligencia artificial

Un país que piensa que sus adversarios tienen o recibirán armas de IA también querrá obtenerlos. El uso extenso de ataques cibernéticos alimentados por inteligencia artificial aún puede tardar un tiempo.

Los países podrían acordar una propuesta para un Convenio Digital de Ginebra que limite el conflicto de IAs. Pero eso no detendrá los ataques de IA por parte de grupos nacionalistas independientes, milicias, organizaciones criminales, terroristas y otros, y además los países pueden dar marcha atrás a los tratados. Por lo tanto, es casi seguro que alguien convertirá a una IA en un arma, y que todos los demás lo harán también, aunque solo sea por el deseo de estar preparados para defenderse.

Con Rusia adoptando la IA, otras naciones que no lo hacen o aquellas que restringen el desarrollo de la IA corren el riesgo de no poder competir, económica o militarmente, contra países que manejan IAs desarrolladas. Las IAs avanzadas pueden crear ventajas para las empresas de una nación, no solo para las militares, y aquellas que carecen de IA pueden verse gravemente desfavorecidas. Sin embargo, quizás lo más importante es que tener IAs sofisticadas en muchos países podría proporcionar un elemento de disuasión contra los ataques, como sucedió con las armas nucleares durante la Guerra Fría.

Este artículo, publicado (originalmente en inglés) en LiveScience, es obra de Jeremy Straub, profesor asistente de Ciencias de la Computación en la Universidad Estatal de Dakota del Norte.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente