La prolífica escritora que publicó 200 libros con ocho seudónimos diferentes

Eleanor Alice Burford, la prolífica escritora que publicó 200 libros con ocho seudónimos diferentes (royal-intrigue.net)

Sabido es que tras la autoría de un gran número de obras literarias se encuentran realmente escritores y/o escritoras que, por cualquier motivo, han preferido no mostrar su verdadero nombre en sus libros, siendo publicados con seudónimos.

En la historia de la literatura moderna (del pasado siglo XX) podemos encontrarnos con una de las autoras más prolíficas que ha habido y cuyo legado literario supera los doscientos libros escritos en poco más de medio siglo (entre 1941 y 1993) de los que llegó a vender más de cien millones de ejemplares y que han sido traducido a una veintena de idiomas.

Su verdadero nombre era Eleanor Alice Burford, con el que firmó una treintena de obras, sobre todo en sus inicios como escritora, y los seudónimos utilizados fueron: Eleanor Burford, Elbur Ford, Kathleen Kellow, Ellalice Tate, Philippa Carr, Victoria Holt y Jean Plaidy, siendo el último el más famosos de sus alias y con el que publicó 91 libros.

[Relacionado: ¿Sabías que Agatha Christie escribió novelas románticas bajo un seudónimo?]

La mayoría de las obras de Eleanor (y sus múltiples personalidades literarias) versaban en novelas históricas las cuales destacaban sobre todo por lo bien documentadas que estaban (también escribió novela negra o romántica).

Eleanor Alice Burford nació en Londres en 1906, aunque durante bastante tiempo se desconocía el año exacto se su nacimiento y éste no se dio a conocer hasta bastante después de su fallecimiento en enero de 1993.

Desde bien pequeña sintió un gran interés por la lectura y la Historia y a pesar de que provenía de una familia de clase trabajadora sus padres procuraron para ella una buena educación y el mayor acceso posible a la cultura. Llegó a aprender varios idiomas que hablaba con soltura y que le permitían leer libros extranjeros (muchos de ellos que le regalaban turistas para los que hacía ocasionalmente de intérprete).

Cuando tenía veinte años contrajo matrimonio con George Percival Hibbert un acaudalado hombre de negocios que le doblaba la edad y que puso a disposición de Eleanor una extensísima biblioteca y la posibilidad de viajar por todo el planeta conociendo nuevas culturas y leyendo todo aquellos libros que caían en sus manos.

Era una auténtica devoradora de literatura y durante la década de 1930 comenzó a escribir sus primeras obras, que fueron en aquellos inicios pequeños cuentos que se publicaban ocasionalmente en algún diario londinense y una serie de novelas de gran volumen que inicialmente no interesaron a ningún editor.

Aconsejada por un editor, siguió devorando libros de todo tipo pero sobre todo se centró en la lectura de novela romántica. En 1941 se publicaba su primera novela, con su nombre de soltera ‘Eleanor Burford’ que llevaba por título ‘La hija de Ana’ (Daughter of Anna) firmando un contrato por el que se comprometía a escribir un libro al año.

En 1945 comenzó a publicar bajo el seudónimo de Jean Plaidy centrándose en la novela histórica y de la que tuvo una prolífica obra. Era tal la perfección en la documentación que muchos de sus libros han sido utilizados por escuelas e institutos británicos para enseñar Historia a sus alumnos.

Algunos libros bajo el seudónimo de Jean Plaidy (Facebook royal-intrigue)

[Te puede interesar leer: La broma literaria que acabó convirtiéndose en un libro de culto]

Pero Eleanor tenía la necesidad de escribir sobre otros temas y lo hizo bajo otros seudónimos. Destacaron sus sagas históricas sobre reinas e importantes personalidades británicas e incluso varios libros dedicados a la Corona Española de los Reyes Católicos (con especial atención a la figura de la reina Isabel de Castilla).

A lo largo de las siguientes décadas mantuvo un altísimo a nivel de publicación (una media de cinco libros al año), y al final de su carrera (en 1993) eran más de doscientos los que había publicado.

Enviudó en 1966 y en aquellos momentos ya era una de las autoras británicas más consagradas y con un gran patrimonio económico conseguido a través de la ventas de sus libros.

Otra de las grandes pasiones de Eleonor fue el viajar, algo que hizo frecuentemente durante sus años de casada junto a George Percival Hibbert y que no dejó de realizar tras enviudar. Cada año procuraba hacer varios largos viajes, entre los que se encontraban los cruceros, su manera preferida de viajar, ya que de este modo podía ir recorriendo de una manera cómoda y mientras escribir (con la máquina que siempre le acompañaba a todas partes) durante los trayectos.

Y fue precisamente realizando un crucero cuando falleció el 19 de enero de 1993 a la edad de 86 años. A día de hoy, a pesar de que han trascurrido más de dos décadas desde su muerte, todavía se desconocen los motivos de la defunción.

Recibió un entierro marinero y sus restos fueron lanzados al mar en algún punto entre Grecia y Egipto.

Eleonor (y sus alter ego literarios) había dejado varias obras terminadas que fueron publicadas después de su fallecimiento. Se calcula que su fortuna superaba los ocho millones de libras esterlinas.

Sus libros siguen siendo de los más vendidos y, sobre todos, cogidos en préstamo en todas las bibliotecas británicas.

Fuentes de consulta: royal-intrigue / mujeresenlahistoria / nytimes

[Te puede interesar leer: Cuando un editor alemán pidió a Tolkien una prueba de ‘ascendencia aria’]