La Primera Dama que ejerció como Presidente de los EEUU durante un año y medio

image

2016 es año electoral en los Estados Unidos. Como es tradición se celebrará el primer martes después del primer lunes de noviembre (por lo que siempre debe caer entre el 2 y el 8 de ese mes), siendo en este caso el día 8 de noviembre.

Por tal motivo los dos principales partidos estadounidenses (el Demócrata y el Republicano) se encuentran en pleno proceso de escoger (a través de primarias) a sus respectivos candidatos que se enfrentaran en las urnas el mencionado día.

Por el Partido Demócrata quien tiene más posibilidades de ser escogida como presidenciable es Hilary Clinton, conocida entre otras muchas cosas por haber sido Primera Dama durante el mandato presidencial de su marido Bill Clinton (1993-2001), Secretaria de Estado durante la primera administración del presidente Barack Obama (2009-2013) y postularse como candidata en las elecciones de 2008.

[Te puede interesar: Yetta Bronstein, la candidata a la Casa Blanca que jamás existió]

Parece ser que, si nada cambia, esta vez sí conseguirá ser elegida candidata y, si todo va bien y el electorado así lo decide, ganará posiblemente las próximas elecciones, convirtiéndose así en Presidente de los Estados Unidos (en este caso Presidenta) y en la primera mujer que “oficialmente” ocupa el cargo.

Pero, si os habéis fijado bien, he entrecomillado la palabra “oficialmente” debido a que hace aproximadamente un siglo ya hubo otra mujer que, durante diecisiete meses, ejerció ese cargo desde la sombra. Su nombre era Edith Bolling Galt Wilson (más conocida como Edith Wilson) y fue la segunda esposa (y por tanto Primera Dama) del 28º presidente Woodrow Wilson (1913-1921).

Tras el fin de la Primera Guerra Mundial y la posterior firma del Tratado de Versalles, en septiembre de 1919 el presidente Wilson hizo un viaje que lo llevó durante tres semanas seguidas a visitar veintinueve ciudades de los EEUU, algo que lo dejó exhausto (teniendo en cuenta que ya tenía un delicado estado de salud) y que acabó pasándole factura en forma de apoplejía (accidente cerebrovascular) el 2 de octubre de 1919, dejándolo largo tiempo postrado en la cama y con las facultades muy mermadas.

Su vicepresidente Thomas R. Marshall, temeroso de ser víctima de un atentado que acabase con su vida (había sufrido uno en 1915), decidió no hacer uso del derecho que lo facultaba como ‘Presidente en funciones’, motivo por el que Wilson, a pesar de estar incapacitado, completó su mandato hasta el 4 de marzo de 1921 (por aquel entonces la toma de posesión de los nuevos presidentes se realizaba ese día en lugar del 20 de enero que se cambió desde 1937).

image

Pero en realidad quien tomó las riendas del gobierno, se reunía con los responsables de los diferentes departamentos de Estado y tomaba todas las decisiones presidenciales fue Edith Wilson, quien reprochó al vicepresidente su cobarde decisión y decidió que la legislatura de su esposo acabase lo más dignamente posible.

Evidentemente, el hecho de que la señora Wilson fuera ‘el presidente en la sombra’ era un secreto a voces que prácticamente toda la clase política conocía, motivo que fue aprovechado por la oposición del Partido Republicano para protestar.

El senador republicano por Nuevo México, Albert Fall, durante una de sus comparecencias expuso la queja de que el país tenía un ‘gobierno de las enaguas’, en clara referencia a la prenda interior femenina que por entonces llevaban las mujeres bajo la falda y al poder de decisiones que había adquirido la Primera Dama.

El senador realizó una petición oficial para visitar la Casa Blanca y así comprobar el estado de salud del presidente Wilson y poder cerciorarse de que éste todavía estaba capacitado para ocupar la presidencia y tomar decisiones.

[Te puede interesar: Un puñado de curiosidades sobre la Casa Blanca que quizás no sabías]

Anecdóticamente se comenta de dicho encuentro que Fall dijo a Wilson: ‘Todos rezamos por usted, señor presidente’ a lo que éste le contestó con gran sentido del humor: ‘¿En qué sentido, senador?’.

Durante la visita, tanto la señora Wilson como el médico personal del presidente lograron convencer a Albert Fall de la conveniencia de que Woodrow Wilson continuase en el cargo, debido a que corría el riesgo de entrar en una depresión y ‘perder la voluntad de vivir’ si le quitaban la presidencia. El senador pudo comprobar que todos los mecanismos de gobierno eran estables y se encontraban a salvo a través de los diferentes departamentos y secretarías de Estado, por lo que aceptó (a regañadientes) que se acabase la legislatura.

Así fue como durante los siguientes meses la Primera Dama de los Estados Unidos, Edith Wilson, estuvo ejerciendo desde la sombra como ‘presidenta de facto’, tomando las decisiones más convenientes para el país.

Tras finalizar la legislatura, en 1921, el matrimonio Wilson se retiró a vivir a una casa en el mismo Washington DC, donde Woodrow falleció tres años después. Por su parte, Edith vivió hasta 1961 (falleció a los 89 años de edad), siendo hasta entonces un referente y una de las mujeres más influyentes en todos los ámbitos de la sociedad norteamericana.

Fuentes de consulta: ozy / firstladies / whitehouse

Fuentes de las imágenes: Tim Evanson (Flickr) / Wikimedia commons

[Relacionado: Cuando el Presidente de los EEUU predicó con el ejemplo]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente