Policía arresta en Boston a 129 manifestantes "anti Wall Street"

Por Marcia Scott Harrison
Un manifestante sostiene una pancarta el lunes 10 de cotubre en un parque de Nueva York donde protestan cientos de personas convocadas por el movimiento 'Ocupar Wall Street'. En Boston, la policía detuvo a más de 100 manifestantes en la madrugada del martes

Más de 120 manifestantes anti Wall Street fueron interrogados tras ser reprimida su protesta y detenidos este martes en Boston (nordeste de Estados Unidos), en una de las más importantes operaciones policiales después del inicio del movimiento en septiembre.

La policía detuvo a 129 manifestantes la madrugada del martes en una céntrica plaza de Boston y dispersó la protesta inspirada en el movimiento "Ocupemos Wall Street" (Occupy Wall Street), informó un portavoz policial.

El portavoz del Departamento de Policía de Boston, Eddy Chrispin, dijo que "la mayoría" de las personas interrogadas habían sido detenidas acusadas de reunión ilegal cuando se rehusaron a desocupar el espacio público, como les solicitó la policía en la madrugada.

"Todo el que fue detenido optó por ser detenido", dijo Chrispin vía telefónica a la AFP, después de que los manifestantes se negaron a obedecer una petición de la policía de dispersarse pacíficamente.

La mayoría de los detenidos fueron liberados bajo fianza en espera de una comparecencia en la corte, dijo Chrispin.

En su sitio de internet, el movimiento "Ocupemos Boston" (Occupy Boston) sostuvo que "cientos de policías con equipos antidisturbios" habían "atacado brutalmente" a los manifestantes que se encontraban en el espacio Rose Kennedy, un conjunto de parques que lleva el nombre de la madre del fallecido presidente John F. Kennedy.

Sus tiendas de campaña fueron destruidas y sus pertenencias personales arrojadas a la basura durante la represión de la protesta que se inició alrededor de la 01H30 (05H30 GMT).

"Es inaceptable", dijo la manifestante Anasstassia Baichorova, de la vecina ciudad de Cambridge, donde se encuentra la Universidad de Harvard. "Tenemos libertad de reunión".

Las fotografías en el mismo sitio web mostraron a la policía de uniforme regular, sin cascos o equipo de protección adicional, rodeando a los manifestantes y colocándoles esposas de plástico.

Unos 700 agentes de la policía rodearon a los manifestantes, que se contaban por miles, dijo Jake Wark, portavoz del fiscal del condado de Suffolk, Daniel Conley.

El periódico Boston Globe informó que durante la redada los manifestantes coreaban: "El pueblo unido jamás será vencido", "Esta es una protesta pacífica" y "El mundo entero está mirando".

El diario indicó, citando fuentes policiales, que un policía fue golpeado en el rostro, pero que no hubo manifestantes ni efectivos de seguridad heridos.

Chrispin dijo que a los manifestantes se les permitió inicialmente establecerse en Dewey Square, una plaza abierta del centro de Boston, pero que luego "crecieron sustancialmente en número y tomaron" espacios verdes adyacentes y otras calles de la ciudad.

El alcalde de Boston, Thomas Menino, defendió la actuación policial diciendo al Boston Globe: "Entiendo que tienen libertad de opinar y de expresarse, pero nosotros tenemos una ciudad que gestionar (...) La desobediencia civil no será tolerada".

En su página web, "Ocupemos Boston" hizo un llamamiento a la opinión pública de donar al menos 4.000 dólares para cubrir los gastos de defensa jurídica.

En tanto, en Nueva York, más de 500 personas marcharon el martes en el barrio de Manhattan para trasladar el movimiento contestatario "Ocupemos Wall Street" a la zona en la que viven algunos de los más poderosos empresarios de Estados Unidos.

Y en Washington, la policía detuvo a seis manifestantes que irrumpieron en un edificio de oficinas del Senado y corearon consignas durante unos 15 minutos antes de que la policía interviniera.

Desde que el primer grupo de activistas acampó en las afueras de Nueva York, las demostraciones han ido creciendo hasta llegar a varias ciudades estadounidenses, donde protestan por la avaricia de las corporaciones de Wall Street a las que acusan de dominar la política estadounidense.