La polémica revelación sobre las drogas de 'Soy una pringada', la youtuber más amargada

Soy una pringada es una joven youtuber que se ha hecho famosa por su estilo directo, crítico y amargado de todo lo que le rodea. Fan de lo gótico y lo trash, cuenta con miles de seguidores que agradecen su sinceridad y su visión nada ideal el mundo. En los últimos meses ha dado el salto al cine y la televisión y ahora está a punto de sacar un libro, ‘Freak’, del que ha dado algún pequeño adelanto en redes sociales desatando la polémica.

“Hola cachos de mierda”. Con este saludo tan poco amigable y nada educado, Soy una pringada o Estíbaliz Quesada, como se llama en realidad, se ha ganado desde hace un par de años el aprecio de sus seguidores. Gente que busca sinceridad y a alguien que diga las cosas como las piensa sin miedo al qué dirán ni intentando aparentar lo que se es.

La popular youtuber Soy una pringada ha escrito un libro y ya genera polémica antes de salir al mercado. (Foto: Instragram de Soy una pringada)

En un mundo, el de las redes sociales en el que el “postureo”, como ella misma dice, prima, Soy una pringada se ha hecho un hueco inmenso en el que no deja de crecer. Con casi 171.000 seguidores en su canal de Youtube y casi 49.000 seguidores en Twitter, sus vídeos alcanzan siempre la categoría de virales. En ellos analiza lo que le molesta o lo que sucede a su alrededor desde su particular, oscura y amargada visión del mundo.

Tras dar el salto a la televisión y al cine (aparece en ‘La llamada’), ahora le ha tocado el turno al mundo de las letras. El próximo día 19 la popular influencer sacará su primer libro, Freak, del que ya ha avanzado algunos detalles a través de Twitter. Según cuenta, en las páginas de su debut como escritora hablará de cosas como “ de querer cortarme las tetas, de coserme el coño y de cuando perdí la virginidad”.

Habrá un espacio dedicado a su infancia, nada idílica. De cómo “me puse a dibujar a mi puta familia. Puse unos cuantos monigotes hechos con desgana y odio. Caras neutras, ojos vacíos. Sin casa, sin sol, sin florecitas en el suelo. Nada”. O de la muerte de su padre y de las amenazas de su abuela de “suicidarse si la dejaba sola en casa”.

Aunque lo verdaderamente polémico, lo que ha levantado ampollas entre sus seguidores es la parte que dedicará a hablar de meterse cocaína con su mejor amigo. Tanto es así que la propia Soy una pringada ha salido al paso de las críticas muy en su línea.

“Pues yo prefiero decir que me meto, que en ningún momento he dicho que sea algo bueno, que meterme como la que más y ocultarlo mientras hago vídeos de healthy como hacen muchas influencers”, ha tuiteado desde su cuenta, en la que se defince como “la gorda esa famosa que insulta”.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines