La polémica con la Vicepresidencia para Proteger nuestro Estilo de Vida en la nueva Comisión Europea

Una de las grandes prioridades que debe afrontar la recién elegida Comisión Europea es el tema migratorio. En lo que llevamos de 2019 (hasta el 30 de agosto), han muerto o han desaparecido 909 personas en el Mediterráneo, intentando alcanzar las costas europeas. Miles más corrieron la misma suerte en los años precedentes. Sin embargo, el reparto de carteras de la próxima presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen ha sorprendido por la decisión que ha tomado sobre esta competencia.

Teniendo en cuenta que cada uno de los miembros de la Unión tiene que contar con un comisario, esto es 27 carteras a repartir (incluyendo la presidencia) porque Reino Unido ha renunciado a la suya por el Brexit, suele ser habitual que algunas de ellas se queden sin excesivo contenido real.

Ursula von der Leyen. (AP Photo/Francisco Seco)

En este sentido, parecía lógico que Migraciones pudiera ser una de las elegidas para volar en solitario, ya que para el nuevo Ejecutivo es “una prioridad”, sin embargo ha sido incluida en una de las vicepresidencias compartiendo espacio con seguridad, empleo y educación. Un híbrido extraño que ha recibido un nombre también polémico: Vicepresidencia de Protección del Estilo de Vida Europeo, coordinada por el griego Margaritis Schinas.

Una denominación que ha chirriado entre algunos grupos políticos, desde liberales hasta socialdemócratas, y que ha sido interpretada como un guiño a la extrema derecha y a algunos de los líderes populistas que gobiernan actualmente en Europa.

Cabe recordar que en países como Hungría o Polonia ha calado un claro sentimiento anti inmigración y estas pequeñas concesiones están destinadas a evitar el bloqueo. Recordemos que el grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa o Eslovaquia) ya impidió hace unas semanas que el socialdemoócrata Frans Timmermans llegara a presidir la Comisión.

La denominación ha sido tan polémica que incluso se ha desmarcado de ella su propio responsable, Schinas, que la ha quitado de su perfil en las redes sociales.

Pese a que teóricamente las competencias migratorias se han caído de Interior y Ciudadanía, donde habían ido hasta ahora, lo cierto es que esta nueva vicepresidencia tendrá que coordinarse con la comisaría de Interior, que va a estar bajo su paraguas.

Su responsable va a ser Ylva Johansson, que todavía va a mantener la dirección general de Migración e Interior, con la Oficina Europea de Asilo y Frontex, el servicio de fronteras de la Unión.

Margaritis Schinas (Dursun Aydemir/Anadolu Agency/Getty Images)

La justificación

Von der Leyen ha justificado esta decisión asegurando que “Margaritis Schinas va a ser responsable de migración cualificada, de toda la cadena, con un enfoque transversal y un concepto sostenible de migración” y ha defendido el rimbombante nombre de la cartera.

“El sistema de vida europeo depende de unos valores, de dignidad de todo ser humano, el Estado de Derecho, todos tienen los mismo derechos. Es uno de nuestros principios, y para llegar a un equilibrio no hay que olvidar nuestras normas básicas, nuestros valores, y Margaritis Schinas deberá trabajar sobre ello. Ya he hablado mucho sobre el concepto de sostenibilidad en esto”.

Una explicación que no ha convencido a mucha gente que se muestra muy crítica tanto con el nombre de la cartera como con su contenido.

En los últimos años la falta de políticas migratorias han sido uno de los principales lunares de la Unión Europea, que se ha mostrado incapaz de aportar soluciones a las muertes en el Mediterráneo. Los acuerdos con Turquía o Libia solo han sido parches que no han ido a la raíz del problema. El nuevo Ejecutivo echa a andar y lo hace con polémica, veremos si durante su mandato logra por fin enfrentar esta situación.