La obscena costumbre de mentir sobre el AVE para arañar votos

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy saluda al president de la Generalitat, Ximo Puig, en el acto inaugural de la línea de AVE entre València y Castellón. EFE

Este lunes 22 estaba apuntado en rojo en la agenda del Gobierno. El presidente del Gobierno iba a inaugurar el AVE de Valencia a Castellón con un viaje exprés que demostrara las bondades del servicio. En realidad, la línea no estaba del todo preparada, pero en el PP pensaron que eso no importaba, que para hacerse la foto el presidente del gobierno bastaba. ‘Una foto llevando la alta velocidad a una nueva capital española podría suavizar la tormenta que el juicio de la Gürtel está arreciando’, debieron pensar. Lo mismo que cuando, antes de terminar2017, Rajoy inauguró dos veces en cuatro días dos ampliaciones de la misma autopista que, por cierto, aún estaba sin acabar.

El caso es que el plan sobre el papel lucía muy bien. Pero en la práctica…. ¡Ay en la práctica! Uno de los ocho motores que controlan los cambios de aguja en el tramo entre Valencia y la capital de La Plana falló y el resto del plan se fue al garete. Es decir, la foto de Rajoy en el AVE se consiguió. Pero no por su inauguración, sino por la anécdota:

El tren en el que viajaba la comitiva oficial llegó a Castellón con 32 minutos de retraso sobre el horario previsto. Hasta el punto de que un Cercanías que había salido más tarde desde la estación de Valencia les adelantó a medio camino. ¿Resultado? Los hechos dieron la razón a las voces críticas que ya adelantaron que el AVE entre Valencia y Castellón es más lento que el Euromed (varios minutos) o que sólo ahorra unos minutos respecto a los cercanías. Exitazo.

Este hecho demuestra el uso partidista que el Gobierno ha venido haciendo de la alta velocidad en España desde hace muchos años. Tanto en las etapas en las que el inquilino de Moncloa ha sido, y es, el PP, como en los que el PSOE era el morador. Ha habido más promesas electorales incumplidas que hechos consumados. Hagamos memoria.

  • Murcia

En 2006 se hablaba de ocho kilómetros de soterramiento para la llegada de la alta velocidad al centro de la ciudad. Los políticos se hicieron varias fotos anunciando esta nueva infraestructura. Pero después de la crisis se decidió que no se soterraría nada. Los murcianos se movilizaron y salieron a la calle cortando el tráfico en más de una ocasión y Fomento reculó: Ahora resulta que el soterramiento será de cuatro kilómetros en vez de los ocho del convenio de 2006 y costará casi tres veces más que lo establecido en esa fecha pese a que la burbuja pinchó y los precios cayeron en picado. El caso es que no hay soterramiento, pero se han hecho fotos ministros de Aznar, ministros de Zapatero y ministros de Rajoy.

  • Extremadura

Los más viejos de este blog recordarán que a finales de los noventa se supo que la UE estaba dispuesta a aportar fondos para la línea de Alta Velocidad que uniría Madrid y Lisboa, pasando por Extremadura. Años después, en 2004, Bruselas publicó el mapa de líneas estratégicas diciendo que el trazado que atravesaba Extremadura era prioritario. Promesa electoral del PP y foto del ministro de turno. Años después el Gobierno de Zapatero lo cambió por el trazado del Mediterráneo (Algeciras-París por Cataluña) para satisfacer a los nacionalistas catalanes y nadie dio la cara por los extremeños. Años después el PSOE retomó la idea y el PP la hizo suya. Nuevas fotos y promesas. El caso es que, a día de hoy, lo último que se sabe es que el Ministerio de Industria descarta que la línea ferroviaria de alta velocidad de Extremadura esté completa antes del 2020 y el gobierno regional extremeño ha afeado al Partido Popular que el Gobierno “no haya cumplido todos sus compromisos” ante la reclamación de un estudio de mercado y demanda de plataforma logística y su encaje territorial.

  • Galicia

A principios de 2017 la Xunta de Galicia tuvo que anunciar un nuevo retraso en la llegada de la alta velocidad a Galicia, que no será hasta finales de 2019. Pero el anuncio inicial era mucho anterior. Tanto que la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha llegado a reprochar al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que “a este paso vamos a ver antes como los humanos llegamos a Marte que a tener AVE en Galicia“.  Esto se debe a las promesas electorales de Feijóo que en sus mítines de las anteriores elecciones autonómicas garantizó que “si ganaba el PP se tendría el AVE en 2016”. Ante las críticas, la Xunta ha dicho que la alta velocidad ya ha llegado parcialmente. Otra mentira ya que, en la práctica, solo se circula en alta velocidad en algún tramo, pero no hay nada de doble vía ni electrificación. Pero esas mentiras también las dijo el PSOE. Sólo así se entiende cómo en 2011 el entonces ‘conselleiro’ de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández (PP), afirmara que el AVE gallego “es una gran mentira”, en alusión a las complicaciones derivados de la construcción del trazado de alta velocidad ferroviario, y pidió cien días para que el nuevo Gobierno central analice el asunto. Cien días. Desde entonces han pasado más de 2.000.

  • Euskadi

Si a alguien en la sala le suena el concepto de ‘Y vasca’, lo más seguro es que sea porque ETA la fijó como objetivo para sus ataques. Hablamos de principios de siglo. Por no ir tan lejos, hace cuatro años, en la primera legislatura de Rajoy, el proyecto cogió impulso con la adjudicación de los últimos tramos pendientes. Sin embargo, a día de hoy se ve de nuevo lastrado por diversas circunstancias políticas, presupuestarias y técnicas. El PNV también se ha llegado a jactar de ser el garante de la alta velocidad en Euskadi. Pero las promesas que le dieron PSOE y PP no se han cumplido. Ni se están cumpliendo. De hecho, las dudas sobre la posibilidad real de concluir los trabajos para 2019, que es la última fecha anunciada el ministerio de Fomento, no dejan de crecer. Ya que están pasando los meses sin que se certifique el diseño de acceso del tren a las grandes ciudades ni se lleve a cabo el esfuerzo inversor necesario para ir finalizando tramos adjudicados.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines