La nueva forma de violencia contra las mujeres en India: dejarlas inconscientes y cortarlas la melena

No hay sangre ni tampoco abusos sexuales, pero una nueva forma de violencia contra la mujer tiene en estado de alerta a India, ya que en las últimas semanas más de 200 lo han sufrido. Se le conoce popularmente como braid-chopping y consiste en que el atacante le corta la melena a su víctima.

El pasado 6 de septiembre se produjo el primer ataque de este tipo y desde entonces se ha repetido habitualmente el mismo procedimiento: los asaltantes enmascarados que, sin mediar palabra, se acercan a sus víctimas –normalmente en sus propias casas- y las rocían con algún tipo de químico en la cara que las deja inconscientes. Después las cortan la melena de tal manera que cuando ellas se despiertan ven que su pelo está junto a ellas en el suelo. Y pese a que no tiene los mismos ingredientes que una violación o una paliza, lo cierto es que este tipo de comportamientos tienen bastante asustada a la población.

Un caso de braid-chopping en India (India.com).

Pese a que ha habido casos en varios estados del país como Uttar Pradesh o Punyab, lo cierto es que la gran mayoría viene de la zona de Cachemira, un área bastante conflictiva desde hace décadas. Cuando India se independizó de Reino Unido en 1947, esta región fue dividida en tres, una parte para Pakistán, otra para China y la principal para India, pero la convivencia en estas décadas no ha sido fácil. A las tensiones entre los territorios, se ha unido un movimiento independentista muy fuerte en la parte india que hasta el momento no ha permitido la estabilidad.

Las muertes y las desapariciones no han sido extrañas en este periodo, pero esta forma de atacar a las mujeres es completamente nueva. Tanto es así que ya ha provocado la reacción de la sociedad y ha habido varias manifestaciones de rechazo en la capital, Srinagar.

También ha habido casos de que la gente se toma la justicia por su mano y ataca a personas creyendo que son los famosos cortadores de melena. Una de las agresiones de este tipo terminó con la muerte de un hombre de 70 años que solo había salido de paseo.

La preocupación es tremenda y la Policía ya ha ofrecido una recompensa de 9.000 dólares a todos aquellos que puedan aportar información sobre los atacantes. Además, están tratando todos los casos como un crimen.

Por su parte, los independentistas de Cachemira ven la mano del Gobierno detrás de estas acciones y han mostrado sus sospechas de que el objetivo es desviar la atención sobre los asesinatos y las violaciones de derechos humanos que se están cometiendo en la región. Lo único cierto por el momento es que no se sabe quién está detrás de estos asaltos que ya han saltado a las principales portadas del país.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines