La NASA se prepara para la colonización en sus ‘jardines marcianos’

No sabemos cuando emprenderá la humanidad el viaje a Marte - aunque Elon Musk afirme que será muy pronto - pero cuando eso suceda los astronautas tendrán que enfrentarse a un largo período fuera de la Tierra, y por su propio bien deberán ser capaces de generar su propia comida vegetal. De hecho es posible que hasta puedan cultivar su propia carne durante el viaje, para así poder prepararse unas albóndigas u hamburguesas, aunque de ese tema ya he hablado.

Hoy en cambio estoy algo más ‘verde’. Parece claro que los futuros viajeros al planeta rojo tendrán que añadir la palabra “jardinero” a sus curricula, porque si quieren contar con vegetales frescos en su dieta, deberán de cultivarlos ellos mismos. Cuando lleguen a Marte, tendrán a su alcance enormes cantidades de suelo granuloso volcánico (o regolito) carente por completo de nutrientes orgánicos, por lo que si quieren tener éxito tendrán que transformar el suelo marciano para que sea capaz de sustentar vida extraterrestre: nuestras plantas.

Llegado ese momento ¿partirá su experiencia de la nada? No, la NASA ya se encuentra trabajando sobre esta problemática en lo que ellos llaman sus ‘jardines marcianos’, situados en el Centro Espacial Kennedy y en el Instituto Espacial Tecnológico Buzz Aldrin de Florida.

Cultivar vegetales en Marte será muy diferente, ya que el suelo en aquel planeta hará casi imposible que una planta terrestre sobreviva sin ayuda.Para intentar darle un empujón al suelo de Marte de modo que nos permita producir cosechas, el director del Sistema de Producción de Vegetales (SPV) del Centro Espacial Kennedy, Tren Smith, ha realizado una serie de interesantes experimentos mediante simulaciones. Básicamente, han tomado muestras terrestres de un suelo que recordase por sus características al que se van a encontrar en Marte. Por esta razón el lugar escogido fue Hawai.

Una vez conseguido el “simulacro de suelo marciano”, los científicos iniciaron las pruebas con el fin de determinar qué cantidad de suelo, agua y nutrientes, deberían de emplearse con cada tipo de cultivo. Durante los primeros experimentos, se cultivaron lechugas en tres tipos de escenario: simulador de suelo marciano con nutrientes añadidos, idem pero sin nutrientes, y en tercer lugar tierra de cultivo estándar (que actuaba como grupo de control).

Lo que descubrieron es que las lechugas podrían crecer en el simulacro de suelo marciano sin nutrientes, aunque su crecimiento se ralentizaba, el porcentaje de germinación disminuía y el entramado de raíces era menos voluminoso. En otras palabras, las lechugas sabían igual, pero tardaban mucho en crecer.

En el futuro, los investigadores de los ‘jardines marcianos’ de la NASA planean poner a prueba otras variedades de vegetales, entre los que se encuentran rábanos, acelgas, coles, repollo chino, guisantes capuchinos, pimientos enanos y tomates, para ver qué tal se desenvuelven en el simulacro de suelo marciano.

El conocimiento y la tecnología que desarrollen estos investigadores, podría facilitar mucho la vida a los futuros jardineros marcianos. Por el bien de nuestras futuras ensaladas extraterrestres, deseemosles suerte.

Me enteré leyendo Space.com.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines