La NASA identifica dos lunas posiblemente habitables en el sistema solar

Redacción Noticias
Imagen satelital de la luna de Saturno llamada Enceladus. (NASA)

Laura Rivera – Miami, Estados Unidos

La NASA anunció este jueves que dos lunas de nuestro sistema solar, una de Saturno y otra de Júpiter, tienen océanos con características que permitirían vida humana y plantean la hipótesis de que haya alguna forma de vida extraterrestre.


Dos misiones que lleva a cabo la NASA desde hace años están proporcionando nuevos detalles sobre las heladas lunas oceánicas de Júpiter y Saturno, aumentando aún más el interés científico de estos planetas y otros “mundos oceánicos” en nuestro sistema solar y más allá, informó la agencia en su sitio web. Los detalles del hallazgo fueron publicados por investigadores de la misión Cassini a Saturno y el Telescopio Espacial Hubble.

Los científicos de Cassini indican que una forma de energía química en la que la vida puede alimentarse parece existir en la luna de Saturno llamada Enceladus, y los investigadores del Hubble informan sobre evidencia adicional de luces que estallan de la luna de Júpiter llamada Europa.

“Estos datos son lo más cercano que hemos encontrado, hasta ahora, a la identificación de un lugar con algunos de los ingredientes necesarios para un entorno habitable“, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado del Science Mission Directorate de la NASA, con sede en Washington.

“Estos resultados demuestran la naturaleza interconectada de las misiones científicas de la NASA que nos están acercando a responder si realmente estamos solos o no“.

El trabajo de investigadores de la misión Cassini, publicado en la revista Science, indica que en la luna Enceladus, de Saturno, se observa un gas de hidrógeno que brota del océano superficial y que indica la existencia de actividad hidrotérmica en el fondo marino, algo que potencialmente podría proporcionar una fuente de energía química para la vida.

La presencia de hidrógeno en el océano de la luna significa que los microbios -si es que existen- podrían utilizarlo para obtener energía combinando el hidrógeno con dióxido de carbono disuelto en el agua. Esta reacción química, conocida como “metanogénesis” porque produce metano como un subproducto, está en la raíz del árbol de la vida en la Tierra, e incluso podría haber sido crítica para el origen de la vida en nuestro planeta.

Ingredientes de la vida

La vida tal como la conocemos requiere tres ingredientes primarios: agua líquida; una fuente de energía para el metabolismo; y los ingredientes químicos correctos, principalmente carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre. Con este hallazgo, Cassini ha demostrado que Enceladus – una pequeña luna helada a un billón de millas de nosotros, y más lejos del sol que de la Tierra – tiene casi todos estos ingredientes para la habitabilidad.

Cassini aún no ha demostrado que el fósforo y el azufre están presentes en el océano, pero los científicos sospechan que estarían, ya que se cree que el núcleo rocoso de Encelado es químicamente similar a los meteoritos que contienen los dos elementos.

“La confirmación de que la energía química para la vida existe dentro del océano de una pequeña luna de Saturno es un hito importante en nuestra búsqueda de mundos habitables más allá de la Tierra“, dijo Linda Spilker, investigadora del proyecto Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, según la NASA.

 

Aunque no podemos detectar la vida, hemos encontrado que hay una fuente de alimento para ello, sería como hallar una tienda de dulces para los microbios”, dijo Hunter Waite, autor principal del estudio de Cassini.

Hallazgos en la luna de Júpiter

El artículo que detalla los nuevos hallazgos del telescopio espacial Hubble, publicado en The Astrophysical Journal Letters, informa sobre las observaciones de la luna Europa a partir de 2016, en las que se observó una probable pluma (destello) de material que brota de la superficie lunar en el mismo lugar donde Hubble vio evidencia de una pluma en 2014.

Estas imágenes refuerzan la evidencia de que los penachos de Europa podrían ser un fenómeno real, ardiendo intermitentemente en la misma región en la superficie de la luna.

La pluma recién detectada se eleva a unos 100 kilómetros por encima de la superficie de Europa, mientras que la observada en 2014 se estima que está a unos 30 kilómetros (50 millas) de altura. Ambos corresponden a la ubicación de una región inusualmente cálida que contiene rasgos que parecen ser grietas en la corteza helada de la luna, vistos a finales de los 90 por la nave espacial Galileo de la NASA. Los investigadores especulan que, al igual que en Encelado, esto podría ser evidencia de erupción de agua desde el interior de la luna.

“Las plumas de Encelado están asociadas con regiones más calientes, así que después de que Hubble representara esta nueva pluma en Europa, examinamos esa ubicación en el mapa térmico de Galileo. Descubrimos que la pluma de Europa está relacionada con una anomalía térmica “, dijo William Sparks, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore, Maryland, y quien dirigió los estudios de telescopio Hubble en 2014 y 2016.

Los investigadores dicen que si las columnas y el punto caliente están conectados, podría significar que el agua que se evapora desde debajo de la corteza helada de la luna. Otra idea es que el agua eyectada desde la grieta cae sobre la superficie como una fina niebla, cambiando la estructura de los granos de la superficie y permitiéndoles retener el calor.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines