La mujer que no temía a las serpientes y falleció a causa de la mordedura de una cobra

Muchas son las personas que padecen ‘ofidiofobia’, nombre que recibe el miedo a las serpientes, siendo los reptiles los animales que más fobia y pánico suscitan a gran parte de la población. El hecho de que el número de ofidios peligrosos y altamente venenosos sea elevado es lo que provoca ese rechazo por parte de tantos humanos.

Grace Olive Wiley no temía a las serpientes, pero falleció a causa de la mordedura de una cobra (imágenes vía chicagoherp)

[Te puede interesar leer también: ¿Cómo hacen los encantadores para hipnotizar a las serpientes?]

Pero al igual que hay tantos que detestan a las serpientes también nos encontramos con quienes (los menos) adoran a los reptiles y les causa fascinación.

Una de esas personas fue Grace Olive Wiley, quien vivió entre 1884 y 1948 en Estados Unidos y se convirtió en una de las mayores expertas en herpetología (parte de la zoología que describe y estudia los reptiles) del planeta, llegando a tener una colección privada con más de trescientas serpientes de diferentes especies.

Pero en realidad, Grace Olive Wiley llegó al mundo de los reptiles por casualidad. Inicialmente cursó la carrera de entomología (estudio de los insectos) por la que obtuvo la licenciatura en la Universidad de Kansas. Desde pequeña le había apasionado ir al campo y observar todo tipo de insecto y bichejo que se encontraba.

Tras graduarse en la universidad obtuvo una plaza en el Museo de Historia Natural de la Biblioteca Pública de Minneapolis, donde iba compaginando su trabajo con la publicación de un par de artículos científicos que fueron publicados en el boletín de la Universidad de Kansas (1922) y por la Sociedad Entomológica de Canadá (1923).

Según indican algunas fuentes, fue precisamente estando trabajando en el Museo de Historia Natural donde empezó a fijarse e interesarse por los reptiles y en cierta ocasión una serpiente, que andaba suelta, pasó por encima de su mano cuando estaba atendiendo a unos visitantes y se dio cuenta que era inofensiva.

A través del estudio y la observación fue aficionándose cada vez más por las serpientes, llegando a adquirir un buen número de ejemplares para tenerlos privadamente. Pero el hecho de que sintiese esa total devoción por los reptiles le llevó a tener ciertos problemas con otros compañeros de trabajo, a quienes no les hacía ni pizca de gracia de que las serpientes campasen libremente por el departamento. Finalmente fue llamada al orden por la dirección y, ante el caso omiso que hizo de encerrar los animales, acabaron rescindiéndole el contrato en 1933.

[Te puede interesar leer también: La curiosa invasión de serpientes en la isla de Guam y cómo el ejército de EEUU intentó acabar con ellas]

Esto la llevó a encontrar, un año después, un nuevo empleo, esta vez como cuidadora de reptiles en el Zoológico de Brookfield (Chicago), el cual acababa de abrir sus puertas y Grace aportó su extensa colección personal de serpientes (algo más de doscientos ejemplares).

Un trabajo que le duró tan solo un año por los mismos motivos que la vez anterior, ya que en 1935 fue llamada al orden y despedida del zoo por dejar campar libremente a los reptiles.

Era tal la devoción que sentía Grace Olive Wiley por las serpientes que se sentía incapaz de tenerlas encerradas y uno de sus argumentos era señalar que eran animales inofensivos y fácilmente domesticables si se les trataba con cariño y respeto.

Esto hizo que perdiera todo tipo de temor hacia las serpientes y no llegase a tener todo tipo de precauciones. Varias veces fueron las ocasiones en las que algún reptil le mordió, pero siempre salió ilesa, ya sea porque aquella especie no era mortal o porque pudo inyectarse a tiempo el antídoto.

Tras ser despedida del Zoológico de Brookfield se trasladó a vivir a Los Ángeles, donde encontró trabajo en la meca del cine, asesorando y proporcionando reptiles para las películas ambientadas en la jungla, entre ellas algunas cuantas de la serie ‘Tarzan’ que llevaban rodándose desde inicios de la década de 1930 y que estaban protagonizadas por Johnny Weissmuller y Maureen O'Sullivan.

Este empleo lo compaginó con el de su propio zoológico de reptiles que abrió en la población de Cypress (al sur de California), donde cobraba una módica entrada de 25 centavos de dólar y atendía personalmente a los visitantes, a quienes les mostraba las diferentes especies de serpientes que formaban parte de su extensa colección, además de dejar que tocasen e interactuasen con los animales.

Grace Olive Wiley obtuvo tal fama como herpetóloga que varias fueron las publicaciones que la entrevistaron y la sacaron en sus portadas con alguna de sus sepientes.

[Te puede interesar leer también: ¿Cómo logra una serpiente engullir un animal más grande que ella?]

Y precisamente fue atendiendo a un fotoperiodista, en 1948, cuando Grace sufrió una mordedura que fue letal.

Ocurrió el 20 de julio. Aquel día atendió al fotógrafo Daniel P. Mannix (quien era un gran amante de los animales y tenía una importante colección de especies exóticas). Fue para fotografiarla con algunos de los ejemplares más llamativos que Grace tenía, entre ellos una cobra de la India, la cual reaccionó de un modo inesperado a causa del fogonazo del flash.

Esto provocó que la cobra fuese a abalanzarse sobre Daniel y la rápida acción y movimiento de Grace evitó que el animal mordiese al fotógrafo, pero no pudo evitar que la hincase sus dientes a ella, inoculándole su letal veneno.

La mala suerte hizo que el único tarro conteniendo el antídoto para el veneno de esa especie concreta de serpiente se rompiera de camino al hospital y cuando llegó Grace nada pudieron hacer los médicos para salvarle la vida, debido a que solo tenían antiveneno para las cobras autóctonas americanas pero no la de la India, lo que causó la rápida muerte de la herpetóloga en menos de dos horas.

Grace Olive Wiley dejaba tras de sí un gran legado en forma de una enorme colección de serpientes (que fueron vendidas por sus herederos a diferentes zoos y circos de los Estados Unidos) además de cuantioso y valiosísimo material escrito sobre los reptiles.

Fuente de las imágenes: chicagoherp

[Te puede interesar leer también: Destripando mitos: si te muerde una serpiente nunca se debe chupar y succionar el veneno]