La mitad del deshielo ártico podría tener un origen natural

Deshielo estival en el Ártico – credito Luigikeynes

El volumen de hielo marino del Ártico ha disminuido en las últimas décadas aún más rápido de lo previsto por la mayoría de los modelos de cambio climático. Muchos científicos albergaban sospechas de que la tendencia que se están dando en la actualidad es una combinación de calentamiento global y variabilidad climática natural.

Un nuevo estudio ha descubierto que una parte sustancial de la pérdida de hielo marino estival que se ha apreciado en las últimas décadas, se ha debido a la variabilidad atmosférica natural sobre el Océano Ártico. El estudio, publicado por la Universidad de Washington (UW), la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB) y científicos federales de los EE. UU., acaba de publicarse el pasado 13 de marzo en Nature climate change.

“Las causas antropogénicas siguen siendo dominantes – el hombre sigue siendo el jugador clave“, afirma el primer coautor del trabajo: Qinghua Ding, un científico climático de la UCSB, que conserva un puesto como afiliado en la UW, donde comenzó su trabajo como científico investigador en El Laboratorio de Física Aplicada. “Pero descubrimos que la variabilidad natural ha ayudado a acelerar este deshielo, especialmente durante los últimos 20 años“.

El documento se basa en un trabajo anterior de Ding y otros científicos de la UW que descubrieron que ciertos cambios en el Océano Pacífico tropical en las últimas décadas, han creado un “punto caliente” sobre Groenlandia y el Ártico canadiense que ha impulsado el calentamiento en esa región.

El punto caliente es una gran región de mayor presión, donde es como si el aire se exprimiese a sí mismo, lo cual lo vuelve más cálido y le permite contener más humedad. Todo esto atrae más calor sobre el hielo marino que hay más abajo. El nuevo artículo se centra específicamente en lo que implica esta circulación atmosférica para el hielo marino del Ártico en el mes de septiembre, que es cuando el océano alcanza su área máxima de aguas abiertas.

“La idea de que la variabilidad natural o interna ha contribuido sustancialmente a la pérdida de hielo en el Ártico no es totalmente nueva”, opina el segundo coautor: Axel Schweiger, un científico polar de la UW que rastrea habitualmente el hielo marino del Ártico. “Este estudio utiliza un nuevo enfoque y proporciona el mecanismo para arrojar luz sobre los procesos responsables de estos cambios”.

Ding diseñó un nuevo modelo experimental de hielo marino que combina el forzamiento debido al cambio climático con el tiempo observado durante las últimas décadas. El modelo muestra que un cambio en los patrones del viento es responsable de alrededor del 60% de la pérdida de hielo marino en el Océano Ártico desde 1979. Parte de este cambio está relacionado con el cambio climático, pero el estudio ha descubierto que entre un 30% y un 50% de la pérdida de hielo marino observada desde 1979 se debe a variaciones naturales en este patrón atmosférico a gran escala.

“Lo que hemos descubierto es que una buena parte de la disminución del volumen de hielo marino en septiembre que hemos observado en las últimas décadas, se debe probablemente a una variabilidad natural”, opina el coautor David Battisti, profesor de ciencias atmosféricas de la UW.

“El método es realmente innovador y muestra qué parte de la tendencia observada en el hielo marino durante las últimas décadas en el Ártico se debe a la variabilidad natural, y qué parte se debe a los gases de efecto invernadero”.

En última instancia, se cree que la variabilidad natural a largo plazo viene impulsada desde el Océano Pacífico tropical. Las condiciones en el Pacífico tropical establecen efectos de ondulación y las ondas atmosféricas serpentean alrededor del globo creando áreas de presión de aire más altas y más bajas.

Separar las partes naturales y humanas en el descenso del hielo marino ayudará a predecir las futuras condiciones del hielo en el verano ártico. Además, la predicción de las condiciones del hielo marino es relevante para el transporte marítimo, las ciencias climáticas, la biología del Ártico e incluso para el turismo. También ayuda a entender por qué el deshielo marino puede ser más rápido en algunas décadas que en otras.

“A largo plazo, digamos que de 50 a 100 años, la variabilidad interna natural se verá superada de forma abrumadora por el aumento de los gases de efecto invernadero”, afirma Ding. “Pero para predecir lo que sucederá en las próximas décadas, necesitamos entender ambas partes”.

No hay forma de saber lo que sucederá después. El Océano Pacífico tropical podría permanecer en su fase actual o podría entrar en una fase opuesta, haciendo que se desarrollase un centro de baja presión sobre los mares árticos, lo cual reduciría temporalmente la pérdida a largo plazo de hielo marino que de seguro provocará el aumento de los gases de efecto invernadero.

“Estamos muy lejos de desarrollar la habilidad de predecir la variabilidad natural que veremos en las próximas décadas”, concluye Ding.

Me enteré leyendo ScienceDaily.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines