La mala racha de Susana González: ¿están "malditos" sus protagónicos?

·5 min de lectura

El productor Nicandro Díaz acaba de presentar a los dos protagonistas de 'El amor cambia de piel', la que será su nueva producción, después de 'La Mexicana y El Güero', misma que entrará al aire tentativamente a finales de este año. Se trata de David Zepeda y Susana González, y aunque estaba muy contento de hacer su revelación de elenco, la reacción del público en las redes del productor fue, por decir lo menos, bastante adversa — algo similar a lo que le pasó a José Alberto Castro cuando anunció a Livia Brito como la estelar de 'La Desalmada'—.

(Photo by Victor Chavez/WireImage)
(Photo by Victor Chavez/WireImage)

Una oleada de comentarios crueles se levantó en las redes, que de manera inexplicable se tornaron contra Susana. No faltó quien usó el epíteto 'esa robamaridos', en clara alusión a su antigua relación con Eduardo Santamarina, tema que ya huele a naftalina (hace muchísimos años que fue y ya ni siquiera están juntos como pareja, e Itatí Cantoral ya dijo que es agua pasada y que hasta se llevan bien), y otros hicieron un alegato que, pese a sonar absurdo, parece tener cierta validez, al menos en números: "Susana González no funciona como protagonista".

¿Hay algo de verdad en esto? 

Susana inició su carrera en telenovelas hace 25 años con un papel de soporte en 'Sentimientos ajenos', que protagonizaban Yolanda Andrade y Carlos Ponce; después, participó en los elencos de diversas producciones, siempre en papeles de reparto, ya fuera como antagonista o aliada, pero su primer protagónico le llegó en 2002 con 'Entre el amor y el odio', con César Évora y Sabine Moussier, que tuvo buena aceptación y le valió un premio TVyNovelas como revelación del año (aunque ya tenía varios años de carrera).

A esta, siguió 'Velo de novia', que fue una producción históricamente problemática, y una bomba de rating. Siendo además el proyecto que Susana protagonizaba cuando surgió el escándalo con Santamarina, este fue el motivo que se adujo a que la telenovela no tuviera éxito de rating — aunque siendo sinceros, la adaptación fue muy fallida desde el principio —. 

En 2005, y para poner un poco de distancia con el público mexicano que no la perdonaba y los medios que la acosaban, se fue a hacer 'El amor no tiene precio', con el inofensivo Víctor Noriega, a Miami, para Univision y esta vez, aunque no fue un fracaso espectacular, pasó sin pena ni gloria.

Es a partir de entonces que surgió ese rumor de que Susana, como protagonista, está maldita, y que solo funciona cuando es parte de un ensamble actoral; de manera coincidental, después de protagonizar 'Pasión', que pasará a la historia como el segundo mayor fracaso en la prácticamente impecable carrera de Carla Estrada — el primero fue 'Mi destino eres tú', con Lucero, que ni a ella misma le gustó —, en las siguientes producciones en las que Susana participó los siguientes siete años, fue como actriz de soporte en proyectos de mayor o menor éxito como 'Heridas de amor', 'Para volver a amar' y la muy exitosa 'Amores verdaderos' (protagonizada por Érika Buenfil y Eduardo Yáñez), donde el talento de Susana era clave y evidente en el desarrollo de las obras, aunque no fuera el personaje central.

El productor Nacho Sada se la jugó invitándola a ser pareja de Guy Ecker en 'Por siempre mi amor', una telenovela que también era de riesgo, al tratarse de un remake de 'Mi segunda madre', que en 1989 había sido un éxito apoteósico para María Sorté, producida por Juan Osorio

La telenovela — que fue la plataforma de lanzamiento para Thelma Madrigal y Pablo Lyle — no tuvo el gran éxito que se esperaba, aunque tampoco fue una catástrofe. El trabajo de Susana como la protagonista fue bien recibido, pero la falta de química entre ella y Ecker resultó en que no hubiera los números que se esperaban (no pasó de los 2 millones de espectadores en promedio, lo cual es un rating regular).

Este fue su último protagónico hasta la fecha: ha tenido participaciones exitosas en 'La candidata', 'Mi marido tiene + familia', 'Pasión y poder' e 'Imperio de mentiras', trabajando ininterrumpidamente, sin embargo, siempre en reparto y no al centro. En estos casos, las telenovelas tuvieron, efectivamente, mayor audiencia que aquellas en las que ella aparece como principal, aunque no se puede aducir su trabajo, siempre notable por su profesionalismo, como la razón de esto. 

¿Será que la famosa maldición no es más que una coincidencia y una superstición? Nicandro asegura que para él no hay nadie más que pueda protagonizar 'El amor cambia de piel' y de hecho, le dio el rol a Susana por encima de Annette Michel, que se decía, era la favorita para este proyecto (extraoficialmente se sabe que en realidad no hubo un acuerdo económico, ya que la compensación que Michel pedía, después de sus 25 años en TV Azteca y sus exitosas temporadas en 'Masterchef', superaba el presupuesto que Televisa había autorizado a Díaz para la actriz principal de su nuevo melodrama), algo que también reclamaron los fans en las redes.

Sea como fuere, el profesionalismo y talento de Susana no está en tela de juicio, pero sí resulta curioso que haya esta clase de reacciones ahora que tiene la ocasión de volver a un estelar, algo que se ha ganado a pulso, aunado a los resultados estadísticos de sus proyectos protagónicos en comparativo con sus otras incursiones en TV. 

No creemos en maldiciones ni supercherías de ese tipo, pero ojalá esta sea la ocasión para que Susana González demuestre que es una primera actriz con todas las de la ley, más allá de la desconfianza del espectador, que algunas veces también se equivoca al anticipar juicios.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: El nuevo novio de Sharon Stone es un rapero de 25 años que oculta su rostro en público

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente