La Ley de Segunda Oportunidad, cicatriz para las heridas provocadas por la pandemia

Mila Fernández
·Editoria Branded Content
·2 min de lectura
Mujer trabajando en casa (Photo: EL HUFFPOST)
Mujer trabajando en casa (Photo: EL HUFFPOST)

El ejercicio del periodismo va de contar lo que está pasando. De poner palabras a historias, sensaciones o momentos que muchas veces no gusta describir pero que, por la magnitud que entrañan, hay que narrar. Con la pandemia está pasando un poco eso, existe hartazgo sobre el tema, e incluso hay momentos donde uno puede llegar a pensar que sencillamente ya se ha dicho todo. Dificultades al margen, cuesta proponer algo distinto sobre una cuestión, la de la Covid-19, que ya es tan ineludible como agotadora.

Soluciones en tiempo de crisis

A nadie se le escapa el sufrimiento que día a día vive esta sociedad. Quien más o quien menos conoce a alguien que o bien ha perdido un ser querido por la maldita enfermedad o bien ha vivido algún mal momento por circunstancias derivadas de la pandemia. Se puede volver a tratar el aspecto sanitario, donde la realidad es que cada semana mueren más personas con coronavirus de las que lo hacen anualmente en las carreteras por accidentes de tráfico; o se puede ahondar en el tema laboral y económico, donde poco a poco muchos procesos de ERTEs van evolucionando en EREs definitivos y cada vez da más coraje pasear por las calles de cualquier ciudad y ver cómo los carteles de “Se traspasa” o “Liquidación por cierre” monopolizan los locales urbanos.

Pero la idea no es esa. La intención de este artículo no es echar sal en las heridas. Más bien lo contrario, tratar de ofrecer soluciones reales en tiempos de crisis. Curar lesiones del pasado, por seguir con el símil de las heridas, y ofrecer una rehabilitación que permita volver a rendir a pesar de este trago amargo.

Irrupción de la Ley de Segunda Oportunidad

En la búsqueda de una posible solución que pudiera servir para un contexto tan desalentador como el actual, apareció la conocida como Ley...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.