La líder de Hong Kong pide a EEUU que no interfiera ante el pedido de los manifestantes

Por Sean GLEESON, Jasmine LEUNG
La jefa del ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, comparece ante la prensa el 10 de septiembre de 2019

La jefa del poder ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, advirtió el martes a Estados Unidos que no interfiera a raíz de la respuesta de su gobierno a las manifestaciones que piden a Washington aumentar la presión sobre Pekín.

"Es sumamente inapropiado que cualquier país interfiera en los asuntos de Hong Kong", dijo Lam a la prensa.

Centenas de miles de personas han participado en manifestaciones en las últimas 14 semanas, en el mayor desafío al control de China sobre el territorio desde la repase del control por parte del Reino Unido en 1997.

Los manifestantes volvieron a ocupar las calles el domingo, con una enorme concentración frente al consulado de Estados Unidos, para pedir que el Congreso en Washington apruebe una declaración de apoyo a las protestas en Hong Kong.

Tal legislación podría afectar las ventajas comerciales que Hong Kong mantiene con Estados Unidos.

En la visión de Lam, cualquier cambio en las relaciones con Washington representaría una amenaza a los "beneficios mutuos".

"Espero que no haya más personas en Hong Kong que pidan a Estados Unidos la aprobación de tal legislación", dijo.

Las protestas en Hong Kong se iniciaron ante un proyecto de ley que permitiría la extradición de ciudadanos de ese territorio a la China continental.

El movimiento de protesta creció rápidamente y se convirtió en una campaña más amplia en favor de más libertades democráticas, responsabilización judicial de la violencia policial y la amnistía a los manifestantes arrestados.

Las manifestaciones no dan ninguna señal de debilitamiento, y Lam mantuvo un tono firme en los últimos tres meses. La semana pasada, sin embargo, hizo una sorpresiva concesión al anunciar la retirada definitiva del proyecto de ley sobre extradición.

No obstante los manifestantes consideran que la medida llegó demasiado tarde y durante el pasado fin de semana volvieron a ocupar las calles.

Lam, en su contacto con la prensa, volvió a criticar a los manifestantes.

"La destrucción irracional en las estaciones del MTR (sistema de trenes subterráneos) muestra que los manifestantes actuaron más allá de expresar sus puntos de vista sobre la ley de extradición y otras demandas", dijo.

En su visión, "la escalada de violencia no puede resolver los problemas que enfrentamos en Hong Kong".