La gran jugada del PP: todos miran a Cs por los pactos con Vox

Pablo Casado ha dado un paso a un lado trasladando toda la presión a Albert Rivera. (Photo by Jesus Hellin/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Ciudadanos acuerda con Vox, pero se niega a sentarse a negociar a tres bandas’

‘Ciudadanos mete a Vox en el Gobierno de la Comunidad de Madrid’

‘Ciudadanos blanquea las políticas de Vox aceptando sus votos para la presidencia de la Asamblea de Madrid

‘’El presidente de la Junta de Andalucía agradece a Ciudadanos que se acerque a Vox para aprobar el presupuesto de Andalucía

‘Ciudadanos levanta el veto a Vox en Madrid’

Estos son solo cinco titulares de prensa, pero hay muchos más de la relación de amor odio entre Ciudadanos y Vox que va a permitir, para asombro y temor en toda Europa, que la ultraderecha entre en un puñado de gobiernos autonómicos y municipales de España. Y son la prueba de la brillante estrategia del PP al respecto trasladándole a los de Albert Rivera toda la presión.

Porque que ya no se habla de cuando el PP protagonizaba los mismos titulares. Conscientes del desgaste que les suponía, en Génova decidieron cortar por lo sano. Se hicieron la foto con Vox en Andalucía y ya en campaña para las elecciones generales se negaron a establecer cordones sanitarios.

Obviamente hubo mucho ruido, porque su presidente, Pablo Casado, también tuvo que dar la cara por sus volantazos mientras deshojaba la margarita con el partido de Santiago Abascal. Pero desde que le dijo un gran 'sí', se ha liberado de tener que contestar cada día al respecto.

Y así lo estamos viendo. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo. Isabel Díaz Ayuso lleva días buscando un pacto a tres que le haga presidenta regional. Para ello se ha sentado con Vox y con Ciudadanos por separado. Y con ambos ha llegado a acuerdos. ¿Se habla de que el PP le ha prometido puestos de mando en el futuro Ejecutivo? No, se habla de que Ignacio Aguado reniega de Vox aunque pacta con ellos la Mes de la Asamblea y pactará la formación del futuro Gobierno.

Algo similar pasa en Andalucía. Quien gobierna es el PP y no ha dudado en ceder posiciones ante Vox para aprobar los Presupuestos. De hecho, tras vencer el trámite parlamentario, Juan Manuel Moreno fue directo a saludar al portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, mientras hacía esperar al de Ciudadanos, Juan Marín. ¿Y los titulares cuáles son? Ciudadanos se pliega a las condiciones de Vox en Andalucía.

Así es. Si Vox empieza a pisar moqueta no es cosa de dos, sino de tres. Aunque no lo parezca.