La insulina es viral

Pinchazo de insulina en un paciente de diabetes tipo 1 | imagen Pixabay
Pinchazo de insulina en un paciente de diabetes tipo 1 | imagen Pixabay

La insulina es una hormona de sobra conocida. Entre otras muchas cosas, por los problemas que genera su deficiencia, la conocida diabetes. Pues bien, esta hormona que se produce en el páncreas resulta que también es viral. En sentido literal, tal y como explica un estudio reciente: hay virus que producen insulina.

Siendo precisos, no es puramente insulina, si no una proteína insulínica. Vaya, que la secuencia de aminoácidos – los “bloques” o “ladrillos” con los que se construyen las proteínas – no son exactamente iguales. Pero la diferencia es mínima.

[Te puede interesar: La nueva estrategia contra la Diabetes: transplantes de otros animales]

Y la función es la misma, que aquí está lo interesante. El estudio ha comprobado que estas proteínas virales cumplen la misma función en las células humanas que la insulina que produce nuestro propio cuerpo, lo que abre dos campos muy interesantes. Por una parte estudios sobre diabetes, cáncer, obesidad y otras enfermedades. Y por otro, las posibilidades de generar insulina “artificial” para tratamientos que resulte más barata de producir y fácil de almacenar.

Antes de entrar en estos detalles, merece la pena pararse a entender por qué los virus pueden usar una proteína de este tipo. La respuesta es sencilla: la insulina se encarga de regular el metabolismo de azúcares – o de manera más precisa, glúcidos. Al emplear proteínas insulínicas, activan las rutas energéticas de la célula, por lo que el virus tiene más energía a su disposición para replicarse y continuar su ciclo de vida.

Ya sabemos qué fabrican los virus, y para qué lo hacen. ¿Qué podemos aprender de ello? En primer lugar, nos ayudará a entender la diabetes de tipo I. Esta es la diabetes autoinmune – en la inmensa mayoría de los casos – y por tanto resulta más difícil de tratar. Surge como resultado de un ataque por parte del sistema inmune a las células encargadas de producir insulina.

El hecho de que algunos virus sean capaces durante su infección de generar insulina explica por qué el sistema inmune ataca a las células que producen insulina. Nuestras defensas aprenden a reconocer productos virales – o bacterianos u otros patógenos – para atacarlos. Pero claro, no son capaces de reconocer las diferencias.

[Te puede interesar: ¿Puede un exceso de higiene estar detrás del aumento de diabetes?]

Dicho así, podría parecer que todas las diabetes de tipo I surgen como resultado de infecciones. No es lo que afirman los investigadores, aunque algo de eso hay. Faltan aún muchos estudios para poder afirmarlo. El hecho de que al menos cuatro virus distintos sean capaces de generar insulina y por tanto provocar la respuesta inmune permite, cuando menos, sospechar que algo de esto hay.

En cuanto a emplear estos virus para obtener insulina con la que tratar a los diabéticos, aún queda más trabajo por hacer. Las dos vías para lograrlo – bien infectando cultivos celulares y purificando las proteínas, bien modificando el virus para que actúe directamente en el organismo – son teóricamente posibles, pero a largo plazo.

Lo que sí puede ayudar, y mucho, en el corto plazo es el hecho de que ninguno de los cuatro virus produce una insulina que sea absolutamente igual que la humana, si no variantes con la misma función. Esto permite comprobar qué cambios en la secuencia se pueden hacer para mejorar los tiempos de conservación, o de actuación, al mismo tiempo que se mantiene la funcionalidad. Algo que, sin conocer los virus, llevaría mucho más tiempo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente