La inesperada traición que hizo caer y arruinarse a uno de los mayores contrabandistas de la ley seca de EEUU

Días atrás publicaba en el ‘Cuaderno de Historias’ un post sobre George Remus, un prolífico abogado, de origen alemán, que acabó convirtiéndose en uno de los mayores y más perseguidos contrabandistas en Estados Unidos durante la década de 1920, en los primeros años del a conocida como ‘Ley Seca’.

George Remus, el abogado que acabó entre rejas tras meterse a contrabandista al ver cómo sus clientes ganaban millones muy fácilmente (imagen vía getty images)

[Lee el post relacionado: El abogado que se metió a contrabandista tras ver cómo sus clientes ganaban millones muy fácilmente]

En tan solo un par de años amasó una fortuna que superaba los 40 millones de dólares (una cifra desorbitante y más teniendo en cuenta que sucedió hace casi un siglo) e incluso hay quien señala que el escritor F. Scott Fitzgerald se inspiró en Remus para crear el personaje central de su archiconocida novela ‘El gran Gastby’.

George Remus, a través de sus conocimientos de la ley, como abogado criminalista que era (quien había defendido a un gran número de famosos criminales de su época) supo tejer un entramado de empresas y trampas legales que le proporcionaron grandes beneficios. A eso debemos sumarle la licencia que tenía para abrir farmacias (gracias a haber estudiado esta carrera también) en las que se expendía el licor terapéutico prescrito por los médicos. Para rematar el negocio redondo que tenía, además controlaba una banda de matones y delincuentes que robaban alcohol a sus propios despachos de farmacia y que posteriormente vendían en el mercado negro de clubes nocturnos y salas de juego.

Pero en 1924 ‘el rey de los contrabandistas’ fue apresado, juzgado y condenado, todo ello gracias al trabajo realizado por Mabel Walker Willebrandt, la asistente del Fiscal General y, en aquel momento, la mujer que ostentaba el más alto rango dentro del gobierno federal de los EEUU.

La fiscal Willebrandt (que contaba en aquella época con 36 años de edad) pudo encontrar miles de pruebas incriminatorias contra George Remus y luchó incansablemente para verlo entre rejas y ver cómo se desmoronaba su imperio del crimen y contrabando.

[Te puede interesar leer también: Durante la Ley Seca en EEUU una farmacia era un lugar seguro donde comprar whisky de forma legal]

Más de tres mil son los cargos que presentó la fiscalía pero la astucia de Remus hizo que el tribunal que lo juzgaba tan solo pudiese condenarlo a una pena menor de dos años de prisión, algo que fue frustrante para la fiscal especial para la ‘Ley Volstead’, de quien explicaré en un próximo post su interesante historia personal y profesional.

George Remus fue a parar a la cárcel, pero sabía que en un par de años saldría libre y podría continuar con su millonario imperio del crimen. Pero, sorprendentemente, cuando en 1926 lo soltaron estaba totalmente arruinado. Eso se debió a una inesperada traición por parte de dos personas: su esposa Augusta Imogene Holmes y a un compañero de celda llamado Franklin Dodge.

El rey de los contrabandistas fue enviado a cumplir condena en la prisión federal de Atlanta y allí conoció a Dodge, con quien compartió parte de los dos años que el tribunal le impuso. Ambos confraternizaron y se hicieron buenos amigos, convirtiéndose su compañero de celda en receptor de los más íntimos secretos de Remus.

Pero en realidad Franklin Dodge no era un preso más sino un agente del FBI que se infiltró en la prisión y que supo engañar al contrabandista para ganarse toda su confianza.

George Remus le explicó con todo tipo de detalles los secretos de su entramado de negocios fraudulentos, pero, sorprendentemente, el agente del FBI no utilizó dicha información para que le cayeran más años de condena al rey de los contrabandistas sino que se lo guardó para él, salió de prisión como infiltrado y fue a conocer a Augusta Imogene, con el fin de convencerla para desmontar el imperio de su esposo y repartirse la fortuna.

Dodge renunció a continuar como agente de la agencia de investigación y comenzó un romance con la esposa del contrabandista. Esta había sido su secretaria antes de contraer matrimonio, por lo que también conocía todos los entresijos de los negocios de Remus.

[Te puede interesar leer también: Los años de la Ley Seca, cuando tras la ley se hizo la trampa]

Dodge y Augusta lograron vender absolutamente todo, traspasaron toda la fortuna a sus cuentas y a la de George Remus le hicieron una ridícula transferencia de 100 dólares, precio que habían puesto en el contrato de compra-venta en el que esta pareja adquiría el emporio económico del contrabandista.

A principios de octubre de 1927 George Remus logró salir de prisión tras cumplir una condena de dos años. Lo hacía en la más absoluta de las ruinas y juró vengar dicha traición. Incluso parece ser que Dodge y Augusta planearon acabar con su vida una vez que fuese puesto en libertad e intentaron contratar a un sicario por 15.000 dólares.

Pero fue Remus quien se adelantó a los propósitos de su exesposa y tras regresar a Cincinnati, el 6 de octubre, día que un tribunal citó a ambos para a firma del divorcio, la asesinó de un tiro en un parque público, a la vista de numerosos testigos e incluso de la hija que Augusta había tenido de un anterior matrimonio.

Sorprendentemente, durante el juicio que juzgó a George Remus por el asesinato de su esposa, éste salió absuelto y sin cargos al ser declarado por el jurado popular como ‘no culpable’. La estrategia del criminal fue decir que había padecido un momento de locura transitoria tras salir de prisión y encontrarse que su esposa lo había abandonado y se había quedado con todo su dinero junto a su amante. La fiscalía no tuvo argumentos para rebatir lo declarado por Remus y ni tan siquiera se logró encerrarlo en un centro psiquiátrico.

[Te puede interesar leer también: ¿Qué diferencia hay entre declarar a un acusado ‘inocente’ o ‘no culpable’?]

La posterior vida de George Remus fue, aparentemente, ejemplar. Se mudó a vivir a la cercana población de Covington y allí se volvió a casar y montó un pequeño negocio de contratación. En los siguientes años no se le conoció ni un solo asunto ilegal. Falleció en 1952, a los 77 años de edad, a causa de un derrame cerebral.

Po su parte, Franklin Dodge también salió indemne de todas las acusaciones de haber aprovechado la información obtenida de una investigación para enriquecerse económicamente. Se trasladó a vivir a Michigan donde residió tranquilamente hasta su fallecimiento en 1968.

Fuente de la imagen: gettyimages