La historia de Daphne Caruana Galizia, la periodista asesinada en Malta que revelaba la corrupción de las élites políticas

El 16 de octubre de 2017 el Peugeot 108 gris de Daphne Caruana Galizia ardía en llamas tras una fuerte explosión que sacudió a la isla de Malta. La periodista de investigación, que había destapado varios escándalos de corrupción relacionados con los políticos del país, perecía en un atentado con coche bomba que aún hoy, seis meses después plantea muchas dudas y pocas certezas.

A lo largo de los años, la reportera se había ganado muchos enemigos en el pequeño estado de menos de medio millón de habitantes, pero nadie esperaba un final tan cruento. Ahora Reuters y otros medios de comunicación, entre los que se incluyen Le Monde o Suddeutsche Zeitung, ha intentado arrojar un poco más de luz sobre el crimen y ha mostrado la difícil situación que vivía Caruana.

Daphne Caruana Galizia (REUTERS).
Daphne Caruana Galizia (REUTERS).

Durante años, la periodista trabajó en diferentes publicaciones en la isla y en el año 2008 decidió publicar un blog, Running Commentary, en el que escribía en inglés. En él, recogía sus opiniones sobre asuntos políticos del país y artículos de investigación sobre la corrupción de las élites y el amiguismo. Desde sus inicios fue un auténtico éxito que contaba con miles de fieles, pero evidentemente los protagonistas de estas informaciones odiaban lo que allí se vertía sobre ellos.

Pocos días antes de su muerte, la reportera contó que en su propio país se sentía un bicho raro, totalmente ajena a la cultura que primaba en el país. En una entrevista a un investigador del Consejo de Europa manifestaba sentirse en “un país medieval”, al tiempo que desvelaba que sus críticos la llamaban “bruja”, un insulto más propio de otro tiempo que de la actualidad.

Su propio hijo Matthew, de 32 años, piensa que las investigaciones de su madre irritaron mucho a la élite machista y poderosa de la isla, que no soportaba ser satirizada por una mujer a través de Internet. Él vio cómo el coche de su madre ardía en llamas tras una explosión que destrozó su cuerpo e hizo saltar por los aires distintas partes de su anatomía.

Caruana había sufrido insultos, represalias legales o intentos de intimidación en los últimos años por su trabajo. Poco antes de abrir el blog, tres de sus perros fueron asesinados de distintas maneras (a uno le cortaron la garganta, a otro le envenenaron y al tercero le pegaron un tiro). También recibió heces por correo e incluso intentaron quemar su casa con ella dentro, aunque gracias a que la familia había instalado un vidrio de seguridad salieron completamente ilesos.

Matthew, hijo de Daphne, muestra una foto de su madre (REUTERS).
Matthew, hijo de Daphne, muestra una foto de su madre (REUTERS).

En su última entrevista también dijo que estaba sometida a una presión muy grande, pero sus propios hijos niegan que hubiera llegado a recibir amenazas de muerte específicas. De hecho, las autoridades maltesas aún no saben quién está detrás del crimen. Hasta el momento, tres personas han sido acusadas del asesinato, aunque la policía cree que la persona que ordenó llevarlo a cabo todavía está libre.

La periodista llevaba meses revelando varios escándalos en los que estaba metido el Partido Laborista del primer ministro, Joseph Muscat, y había probado la relación que estos tenían con los Papeles de Panamá. De hecho, Caruana aseguró que la propia mujer de Muscat había sido dueña y beneficiaria de una empresa en el país centroamericano y que el dinero que proveía de ese negocio se había trasladado a cuentas en Azerbaiyán. La pareja negó las acusaciones y denunció a la reportera por calumnias.

Los partidarios de Daphne celebran cada día 16 del mes una vigilia pidiendo certezas, mientras que los investigadores, seis a tiempo completo, intentan atar los cabos que faltan y conseguir la confesión de los tres sospechosos de quién está detrás del crimen. Aún no hay justicia para Caruana.