La historia de amor de Joe y Jill Biden; juntos hasta la Casa Blanca

Jesús Del Toro
·6 min de lectura

Joe Biden tuvo que insistir cinco veces antes de recibir el anhelado sí.

Y no se trata de las ocasiones en las que él trató de llegar a la presidencia, pues en ello hizo tres intentos, dos fallidos y uno, el presente, que le dio la victoria electoral sobre Donald Trump.

Los cinco intentos fueron las cinco veces que Biden le pidió matrimonio a su hoy esposa Jill.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden y su esposa Jill Biden tras un mensaje por videoconferencia en la Convención Nacional Demócrata en agosto de 2020. Biden ganó la presidencia en la elección del 3 de noviembre. (Reuters)
El candidato presidencial demócrata Joe Biden y su esposa Jill Biden tras un mensaje por videoconferencia en la Convención Nacional Demócrata en agosto de 2020. Biden ganó la presidencia en la elección del 3 de noviembre. (Reuters)

En 1972 un muy joven Biden perdió a su primera esposa Neilia y a su hija Amy en un terrible accidente automovilístico. Sus dos hijos, Beau y Hunter, aunque lesionados, sobrevivieron. Pero la familia quedó severamente marcada.

Luego, en 1975, un joven senador Biden conoció a Jill Taylor Jacobs, entonces estudiante universitaria y quien había comenzado su proceso de divorcio.

A la revista Vogue, Jill dijo en 2016 que “yo estaba en el último año [de la universidad] y salía con chicos en pantalón de mezclilla y camisetas, y él llegó a la puerta y tenía un abrigo deportivo y zapatos mocasines y yo pensé: ‘Dios, esto nunca va a funcionar, ni en un millón de años… ¡Él era nueve años mayor que yo!’…”.

Vogue relata que Jill, tras la visita en esa ocasión de Biden, corrió a decirle a su madre, escaleras arriba: “Mamá, al fin conocí a un caballero”.

Era también uno de los senadores más jóvenes en Estados Unidos y tenía dos hijos pequeños, Beau y Hunter. Y Jill pensó que además de la relación con Joe, era importante para ella lograr la aceptación y el cariño de sus dos hijos.

Así, al final ella dio el sí y ciertamente Joe, sus dos hijos y Jill se convirtieron en familia. Para Jill, Beau y Hunter se volvieron sus hijos.

Joe Biden y su esposa Jill, en 1987. (Rick Maiman/Sygma via Getty Images)
Joe Biden y su esposa Jill, en 1987. (Rick Maiman/Sygma via Getty Images)

Jill se divorció formalmente en 1976 y, de acuerdo a Insider, Joe y Jill se casaron el 17 de junio de 1977 en la capilla de Naciones Unidas en Nueva York. A la luna de miel se llevaron consigo a sus hijos Beau y Hunter.

Y, en 1981, ambos tuvieron a su mutua hija Ashley.

La carrera de Biden en el Senado creció pero Jill no dejó su actividad profesional, pues tras lograr su licenciatura, dos maestrías y un doctorado ha sido maestra de inglés y literatura. Y ella se dispone a continuar esa carrera, paraconvertirse en la primera primera dama con una actividad laboral independiente. Ya lo hizo, dando clases, durante el periodo en que su esposo fue vicepresidente en la administración de Barack Obama.

Entonces, en 1987 Biden decidió buscar la candidatura presidencial demócrata. Jill lo apoyó con entusiasmo pero su candidatura terminó abruptamente ese mismo año luego de un escándalo sobre supuesto plagio de discursos de un político británico.

Para ambos fue difícil superar esa derrota. Y en 1988 la salud de Biden comenzó a sufrir: padeció dos aneurismas cerebrales y requirió cirugías, y luego sufrió un embolismo pulmonar. Biden superó ambos problemas, con Jill a su lado.

Bien salió adelante y continuó su carrera en el Senado, mientras que Jill hacía lo propio en lo académico. Pero la aspiración presidencial de Biden no se desvaneció.

Y a Jill, que lo apoyó en tantas campañas políticas, le tocó en 2003 darle un no. Como se relató en The Washington Post, cuando líderes demócratas acudieron a su casa en 2003 para convencer a Joe de que se postulara nuevamente en pos de la presidencia, ella se apareció en bikini con la palabra “No” escrita en el estómago.

No hubo entonces campaña pero su relación amorosa prosiguió.

En un libro de memorias que Biden escribió en 2007, cuenta Insider, él dijo que Jill “me devolvió mi vida…, ella me hizo pensar que mi familia podía volver a ser plena otra vez”. Y ambos vivieron juntos la tensión de tener un hijo, Beau, desplegado en el ejército en Irak. De allí la empatía que ambos, y singularmente Jill, tienen hacia las familias de militares.

El año 2007 fue también de nuevos cambios: Biden decidió competir nuevamente por la candidatura presidencial demócrata y Jill obtuvo su doctorado en la Universidad de Delaware. Y aunque Biden no tuvo éxito en la primaria demócrata, ante dos candidatos de enorme peso, Barack Obama y Hillary Clinton, Obama le ofreció la candidatura a la vicepresidencia en 2008.

Un momento de la campaña presidencial de 2008, Barack Obama, candidato demócrata a presidente, con su esposa Michelle, Jill y Joe Biden, candidato a la vicepresidencia. Obama y Biden ganaron las elecciones. /Reuters)
Un momento de la campaña presidencial de 2008, Barack Obama, candidato demócrata a presidente, con su esposa Michelle, Jill y Joe Biden, candidato a la vicepresidencia. Obama y Biden ganaron las elecciones. /Reuters)

Así, tras la victoria en la elección de 2008, Joe y Jill Biden llegaron a la Casa Blanca como la “segunda pareja”.

Mientras Biden fungía como vicepresidente, Jill era profesora de tiempo completo y daba clases de inglés y literatura en el Colegio Comunitario Universitario del Norte de Virginia.

La administración de Obama y Biden no fue fácil: enfrentaron la gran recesión y un largo proceso de recuperación, además de multitud de tensiones y crisis. En tanto, los Biden compartieron, de acuerdo a Insider, viajes al extranjero en las giras vicepresidenciales y una nueva campaña electoral, en 2012, en la que Obama y Biden lograron su reelección.

En 2015 la tragedia golpeó nuevamente a los Biden: Beau falleció a los 46 años de cáncer. Jill había sido clave para que 40 años atrás Joe reconstruyera su vida tras el accidente automovilístico que le arrebató a su primera esposa y a su primera hija. Y Jill, para quien Beau era también un hijo, fue una figura central para superar el dolor de su familia.

Ese luto fue muy severo para ambos, y ello contribuyó a que Biden optara por no postularse a la presidencia en 2016. Pero el recuerdo de Beau, que según se ha narrado impulsó en sus últimos momentos a su padre a lograr su máximo, lo inspiró en 2019 a decidir, una vez más, buscar la candidatura presidencial para frenar la reelección del abrasivo Trump.

Biden se impuso en la primaria demócrata contra un grupo notable de aspirantes y luego encaró la inmensa contienda en contra de Trump, en plena pandemia y crisis económica por el covid-19. En marzo de 2020, se comentó en Insider, Biden dijo tras el llamado Super Martes, cuando él en gran medida logró la candidatura presidencial. “Soy probablemente el único candidato en campaña por la presidencia cuya esposa es su Servicio Secreto”, dijo Biden.

Joe Biden y su esposa Jill volverán a la Casa Blanca, esta vez como presidente y primera dama. (AP Photo/Andrew Harnik)
Joe Biden y su esposa Jill volverán a la Casa Blanca, esta vez como presidente y primera dama. (AP Photo/Andrew Harnik)

Juntos continuaron la campaña y dadas las restricciones para evitar la propagación del covid-19, ambos trabajaron desde su casa en Delaware. Jill fue una asesora clave de su esposo y candidato e hizo campaña intensamente con él.

El 3 de noviembre de 2020 fue el momento decisivo y aunque hubo que esperar varios días hasta que el cómputo de votos fuera suficiente, Biden fue electo presidente estadounidense y Jill será la nueva primera dama.

Su historia de amor y trabajo entra en un nuevo y trascendental capítulo.

También debes ver:

EN VIDEO: Entre festejos y críticas, el resultado electoral a flor de piel en las calles de EEUU