El fiscal pide 20 años de cárcel para un exedil del PP por agresión sexual a dos presos

Marina Velasco
·Redactora, El HuffPost
·2 min de lectura
El exconcejal de Urbanismo del PP del Ayuntamiento de Palma, Javier Rodrigo de Santos, a su llegada a la Audiencia Provincial de la capital balear, en una imagen de archivo. (Photo: EFE)
El exconcejal de Urbanismo del PP del Ayuntamiento de Palma, Javier Rodrigo de Santos, a su llegada a la Audiencia Provincial de la capital balear, en una imagen de archivo. (Photo: EFE)

La Fiscalía pide 20 años de cárcel para el exedil del PP en el Ayuntamiento de Palma Javier Rodrigo de Santos, por presunta agresión sexual a dos presos que disfrutaban de permisos penitenciarios en la ONG en la que trabajaba el expolítico, que ya fue condenado en 2010 por abusos sexuales a menores.

El fiscal acusa a De Santos de un delito continuado de agresiones sexuales y otro de agresión sexual con la circunstancia agravante de reincidencia y, además de la pena de prisión, pide que se le prohíba acercarse a menos de 500 metros de las víctimas o comunicarse con ellas durante años, según el escrito de conclusiones provisionales, adelantado por eldiario.es y al que ha tenido acceso EFE.

De Santos coordinaba un programa de reinserción de presos

Los hechos ocurrieron en 2017, cuando De Santos, concejal de Urbanismo en el consistorio de Palma entre 2003 y 2007, trabajaba en Madrid en la Fundación “Padre Garralda- Horizontes abiertos” como coordinador del programa de reinserción social de presos, relata la Fiscalía.

Como tal, tenía que avalar a los internos que carecían de arraigo familiar ante Instituciones Penitenciarias, alojándolos en las viviendas que esta Fundación tenía en el barrio de Vallecas y darles un lugar donde residir durante los permisos penitenciarios o cuando se les concedía la libertad.

Le amenazó con retirarle los permisos penintenciarios y le obligó en siete ocasiones a mantener relaciones sexuales con él

Según el ministerio público, De Santos se prevalió de esa condición y amenazó a un recluso que se encontraba de permisos penitenciarios en 2017 con “retirarle el aval por parte de la Fundación” —imprescindible para disfrutar de ellos—, y le obligó “en siete ocasiones (...) a mantener relaciones sexuales con él”.

Eran, recalca la Fiscalía, relaciones “no consentidas” y se desarrollaban “siemp...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.