La fiscalía ordena a la policía impedir el referéndum de Cataluña

Por Daniel BOSQUE
1 / 2
Imagen aérea publicada por la Asamblea Nacional Catalana que muestra una bandera independentista catalana y un cartel con una urna a favor del referéndum durante la manifestación del lunes 11 de septiembre en Barcelona

Un día después de la gran manifestación independentista en Barcelona, la fiscalía movilizó este martes a la policía para impedir el referéndum de autodeterminación convocado en Cataluña por el Gobierno regional a pesar de la prohibición judicial.

La instrucción, difundida por la fiscalía en un comunicado, va dirigida "a todas las unidades de policía" que operan en la región, pidiéndoles que actúen contra autoridades, funcionarios o particulares "a fin de evitar la consumación de los delitos", es decir, la votación del 1 de octubre.

Las órdenes fueron transmitidas personalmente a las cúpulas de la Guardia Civil, la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra, cuerpo dependiente del Ejecutivo catalán, a quienes piden actuar contra sus superiores políticos.

"Los funcionarios policiales (...) procederán directamente a adoptar las medidas necesarias para intervenir los efectos o instrumentos destinados a preparar o celebrar el referéndum ilegal", dice la instrucción.

Entre estas medidas, especifica la requisación de "urnas, sobres electorales, manuales de instrucciones para los miembros de las mesas electorales, impresos electorales, propaganda electoral, elementos informáticos, así como cualquier otro material de difusión, promoción o ejecución del referéndum ilegal".

El Ejecutivo catalán, presidido por el independentista Carles Puigdemont, fue denunciado por la fiscalía por presuntos delitos de desobediencia, prevaricación y malversación al convocar este referéndum a pesar de la prohibición dictada por el Tribunal Constitucional.

A pesar de las advertencias judiciales y del Gobierno central, los dirigentes catalanes no piensan detener sus planes y, si los independentistas se imponen en la votación, pretenden declarar la secesión de esta región de 7,5 millones de habitantes.

El lunes recibieron el apoyo de cientos de miles de personas que se manifestaron en el centro de Barcelona por la independencia, en la sexta movilización masiva con motivo de la 'Diada', el día nacional de Cataluña.

- Otras prioridades -

Sin rebatir directamente las instrucciones de la fiscalía, el portavoz del Gobierno catalán señaló que las prioridades de este cuerpo policial son otras.

"La prioridad es (...) destinar todos los esfuerzos todas las energías y todos los efectivos a intentar combatir el yihadismo terroritsta delante del nivel de amenaza que hay", dijo en una rueda de prensa Jordi Turull.

La región se vio impactada por dos atentados yihadistas el 17 y el 18 de agosto con un atropello masivo en el popular paseo de las Ramblas de Barcelona y otro en la costera localidad de Cambrils (Tarragona), que causaron 16 muertos.

Los Mossos d'Esquadra, una policía regional creada en 1983 en plena expansión de las competencias regionales, se encargaron de la investigación, siendo objeto de múltiples halagos y homenajes por parte de la población catalana.

Especial relevancia cobró su jefe, Josep Lluís Trapero, sobre quien recae ahora la presión de la justicia. Al suspender la convocatoria del referéndum, el Tribunal Constitucional le advirtió de no colaborar en su celebración y este martes fue convocado en la fiscalía para recibir estas instrucciones.

"La confianza en las decisiones que tome Trapero es total y absoluta", dijo Turull, mientras que Puigdemont se mostró convencido de que "entre retirar urnas y velar por la seguridad de la gente, la policía sabrá que hacer".

Desde Madrid, el ministro de Justicia español, Rafael Catalá, recordó que "los Mossos están para servir a los ciudadanos, a todos, no a unos pocos".

- Tensión en el Senado -

La tensión entre el Gobierno central y los dirigentes catalanes se evidenció en una sesión en el Senado, donde la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acusó a los independentistas catalanes de distribuir "carnés de catalanes buenos" y excluir a quienes no piensan como ellos. "Quieren imponer la independencia en contra de la democracia", afirmó.

También en la capital, el Tribunal Constitucional suspendió cautelarmente la ley de transitoriedad jurídica, aprobada el pasado jueves por la mayoría independentista del Parlamento catalán para regular la transición y fundación de una hipotética república independiente si ganan el referendo.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines