La fiscalía española pide cinco años de cárcel para Rato por el caso Bankia

El entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, anuncia el 10 de febrero de 2012 los resultados del banco en una rueda de prensa en Madrid

La fiscalía anticorrupción española solicitó cinco años de cárcel para el exdirector del Fondo Monetario Internacional Rodrigo Rato por falsear información para la entrada en bolsa de Bankia, banco que luego fue rescatado, según el escrito de acusación.

Rato y otros tres exdirectivos de la entidad "tuvieron una especial responsabilidad en que la salida a bolsa de Bankia se llevara a cabo sustrayendo a los inversores la información esencial acerca de la verdadera situación patrimonial" del banco, estimó el texto, fechado el 12 de junio.

Como "principal ejecutivo" del banco, Rato era "plenamente consciente de la inconsistencia del proyecto de Bankia y de su debilidad financiera" y aún así dio luz verde a la operación, por lo cual la fiscalía pide para él cinco años de prisión, explicó.

Para los otros tres exdirectivos, con diferentes grados de responsabilidad sobre la información recogida en un folleto informativo antes de la salida a bolsa, en julio de 2011, solicita entre dos y cuatro años de prisión.

Por el contrario, la fiscalía pide el sobreseimiento del delito de falsedad en las cuentas anuales contra Rato y otros 32 miembros del consejo de administración del banco, ya que no pudo determinarse que en definitiva esas cuentas hayan sido aprobadas.

Asimismo, también solicita archivar la causa contra el propio Bankia, así como su matriz, BFA (Banco Financiero y de Ahorros), alegando que el banco devolvió en 2016 a los accionistas minoritarios lo invertido en la salida a bolsa.

Nacido a finales de 2010 de la fusión de siete cajas de ahorro en dificultades, Bankia hizo con gran pompa su entrada en bolsa, cuando estaba bajo el mando del exdirector gerente del FMI Rodrigo Rato.

Su catastrófica situación obligó al Gobierno a nacionalizar la institución bancaria e inyectarle 22.000 millones de euros públicos para rescatarla. A partir de 2012, sus acciones se hundieron, arruinando a miles de pequeños accionistas.

Rato, antiguo pilar del Partido Popular, fue ministro de Economía en los Gobiernos de José María Aznar (1996-2004), antes de dirigir el FMI hasta 2007.

Como expresidente de Bankia ya fue condenado en febrero a cuatro años y medio de prisión por malversación de fondos a través de unas tarjetas bancarias opacas con las que se sufragaban gastos no declarados, pero sigue en libertad a la espera de la sentencia de un juicio de apelación.