La fascinante vida de la intrépida Marie Marvingt (conocida como ‘la novia del peligro’)

La Historia está llena de mujeres valientes e intrépidas que han llevado una vida fascinante y cuya existencia es prácticamente desconocida para la mayoría de personas.

Mujeres que no suelen aparecer en los libros utilizados en las escuelas, institutos o universidades y que, rara vez, son mencionadas en los de Historia.

La intrépida Marie Marvingt tuvo una fascinante vida (imágenes vía documentalium)
La intrépida Marie Marvingt tuvo una fascinante vida (imágenes vía documentalium)

En este blog, desde que comencé a escribirlo a principios de 2011, muchas han sido las entradas que he dedicado a explicar la vida de alguna de esas semidesconocidas heroínas (quizá algún día me anime a reunirlas todas en un libro).

[Te puede interesar leer: La intrépida y valiente detective de la policía de Nueva York Mary Shanley]

En esta ocasión quiero traer hasta el Cuaderno de Historias la fascinante vida de Marie Marvingt, una intrépida mujer que pasó a ser conocida como ‘la novia del peligro’ (La fiancée du danger).

Nació el 20 de febrero de 1875 en Aurillac, una importante ciudad del departamento de Cantal (en el centro de Francia), y su nombre completo era Marie Félicie Elisabeth Marvingt. Desde pequeña le atrajo todo aquello que estaba relacionado con el deporte, la vida al aire libre y, sobre todo, el riesgo y competición. Según las crónicas, con tan solo cinco años de edad ya era capaz de nadar cuatro mil metros en un solo día.

Pero no solo fue una ferviente apasionada de todo tipo de actividad física, también devoraba libros de divulgación, interesándose sobre todo en los de ciencia y los de aventura.

A lo largo de su vida compitió como atleta, nadadora, jugó al golf, escaló, fue ciclista, boxeadora, esquiadora, patinadora, practicó la esgrima, artes marciales, jugó al fútbol y al hockey, se le dio bien el tiro con arma e incluso subió varias veces en globo (a principios del siglo XX) y, de hecho, está considerada como la primera mujer en pilotar un globo aerostático (que tuvo lugar en 1909 cuando atravesó el Canal de la Mancha montada en uno).

[Te puede interesar leer: Las jóvenes e intrépidas hermanas que cruzaron, hace un siglo, los Estados Unidos en motocicleta]

Al igual que hizo tantísimas cosas, también cabe destacar todas aquellas en las que no le dejaron participar solo por el hecho de ser mujer. Entre ellas el famoso tour de Francia, en la que no se admitía la participación de mujeres ciclistas.

A pesar de los contratiempos y desplantes que recibía por parte de los organizadores de algunas competiciones en las que pretendía participar, no cejó en su empeño de sentirse libre en practicar todas aquellas disciplinas deportivas que llamaban su atención, entre ellas el pilotar aviones.

Es por todo ello que, en 1910, fue reconocido su mérito deportivo por la Académie des Sports (institución creada en Francia cinco años antes) y que le concedió a Marie Marvingt la ‘Medalla de Oro por todos los deportes’, siendo esa la única ocasión de la Historia que dicha distinción ha sido entregada a un deportista (hombre o mujer).

Su perfecto manejo de los aviones y la pericia que tenía para pilotarlos le facilitaron las cosas para montar un servicio de ambulancias aéreas en colaboración con el gobierno francés y la Cruz Roja.

[Te puede interesar leer: La heroína que navegó por las Cataratas del Niágara metida en un barril]

En 1914, tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, cuando contaba con 39 años de edad, decidió que tenía que hacer algo por su país y se empeñó en ir al frente a luchar. Para ello se travistió con un uniforme de soldado pero no tardó en ser descubierta y se le aplicó la prohibición de que una mujer perteneciese al ejército francés.

De todos modos consiguió un puesto de enfermera y no tardó en ponerse al frente del servicio de auxilio aéreo. Su buen manejo de los aviones hizo que en 1915 se le autorizara participar en la Gran Guerra, pilotando un avión de combate con el que bombardeó líneas enemigas alemanas (está considerada como la primera mujer piloto de combate).

Si hubiese nacido un siglo más tarde, hoy en día estaría considerada como la mejor deportista de todos los tiempos y numerosísimas serían las referencias sobre su vida que aparecerían en los libros de Historia.

[Te puede interesar leer: Margaret Bourke-White, la primera reportera gráfica presente en una guerra]

Cabe destacar que en 1955, unos años antes de fallecer, consiguió cumplir un sueño: volar en un caza de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (aunque no lo pilotó ella, evidentemente, debido a que tenía por aquel entonces 80 años recién cumplidos) y, además, aquel mismo año empezó a tomar clases para sacarse la licencia de piloto de helicóptero.

Su último gran hito (con 86 años de edad) fue recorrer en bicicleta el trayecto de 300 kilómetros que separan la población de Nancy de París.

Falleció el 14 de diciembre de 1963 a la edad de 88 años y, a partir de entonces muchos fueron los homenajes que se le rindieron (aquellos que no se le hicieron estando con vida) y muchos son los lugares en Francia donde se puede encontrar alguna calle, plaza, escuela o edificio que lleve el nombre de Marie Marvingt, pero a pesar de ello sigue siendo un personaje semidesconocido para el gran público. Lo que aquí he relatado es tan solo una pequeña pincelada de las innumerables cosas que llegó a realizar esta gran mujer.

Fuentes de consulta e imágenes: mujeresenlahistoria / documentalium / alpoma / monash

[Te puede interesar leer: Nellie Bly, la primera reportera de investigación de la historia]