La Fanta nació por culpa de los nazis

César Finca

Es uno de los diez refrescos más vendidos del mundo, también uno de los más famosos, y todo por culpa, ¿de quién? De Hitler y los nazis. Nos referimos a la Fanta, esa bebida que todos hemos probado, sea de uno u otro sabor, y que, sorprendentemente, tiene su origen en la Alemania de 1941, durante la Segunda Guerra Mundial. Es una de las 366 curiosidades (una por cada día del año) que el escritor y exitoso blogger Álfred López ha publicado en el libro ‘Ya está el listo que todo lo sabe’, de la editorial Léeme.

En él, relata cómo durante el conflicto los germanos sufrieron el bloqueo aliado a Hitler, provocando que Coca-Cola no pudiera recibir allí el sirope necesario para producir su famoso refresco. Max Keith, uno de los directivos de la empresa, tuvo que recurrir a su ingenio para dar con un nuevo producto con el que triunfar en el mercado, ya que no quería imitar y boicotear su propio refresco de cara al fin del bloqueo.

[Relacionado: ¿Nació la Coca Cola en España?]

Se le ocurrió entonces fabricar una bebida basada en zumos de fruta y eligió la naranja para darle sabor. Una vez dada la orden, solo quedaba el último paso: ponerle un nombre. Para ello, la empresa organizó un concurso entre todos sus trabajadores para buscar un término exitoso.  Uno de ellos propuso entonces llamarla "Fantasía" (fantasie en alemán), término que Joe Knipp, un operario de la fábrica, decidió acortar hacia Fanta. Y aquí estamos en 2012, con ese mismo nombre.

La de Fanta es solo una de las muchas historias interesantes que se reflejan en el libro de Álfred López: por qué no se deben mezclar ‘churras’ con ‘merinas’, por qué los gatos caen siempre de pie, de dónde viene el Gin Tonic, por qué en España las matrículas no tiene vocales… Y así hasta las 366 que componen esta obra del autor.

“He tenido que dejar muchas fuera del libro”, nos confiesa Álfred, que comenzó a indagar en el mundo de las curiosidades desde bien pequeño: “Era mal estudiante, me aburría en las clases hasta que el profesor contaba alguna anécdota; entonces no dejaba de preguntar, siempre he querido saber más”. El escritor comenzó el proyecto hace año y medio, después del éxito cosechado en su blog: “Los consumidores echaban de menos este tipo de contenidos”, asegura. Ahora, vive de ello.

El formato utilizado es muy sencillo. Una por una, va desgranándo sus curiosidades, siempre de manera resumida, para facilitar la lectura. “La clave es que al lector no le resulte pesado para que pueda aprendérsela en 2 o 3 minustos”. De momento y según nos comenta, la fórmula está funcionado muy bien. Las entrevistas son continuas y de hecho estará en la Feria del Libro de Madrid para firmar. Visto lo visto, no sería inverosímil que tuviera una segunda parte y que la Fanta de los nazis, el origen de la palabra ‘gilipollas’ o la causa que hace llamar camellos a los vendedores de droga tengan su continuación.