La expresidenta surcoreana Park pasa su primer día en la cárcel

Por Park Chan-Kyong
1 / 3
La destituida presidenta surcoreana, Park Geun-Hye (centro), sale de la oficina del fiscal en un vehículo en el que era trasladada después a prisión, el 31 de marzo de 2017

La expresidenta surcoreana Park Geun-hye pasó este viernes su primer día en la cárcel tras una orden de arresto emitida por la justicia, una decisión que fue saludada por sus detractores y lamentada por sus partidarios.

La exjefa de Estado, de 65 años, miraba fijamente hacia delante, quizás para mostrarse impasible, mientras era conducida poco antes de la madrugada al centro de detención de Seúl, bajo los focos de los fotógrafos.

Después de una larga audiencia el jueves, el tribunal del distrito central de Seúl emitió una orden de arresto contra Park, implicada en un escándalo de corrupción que ha conmocionado al país.

La fiscalía no la inculpó, pero ya anunció que era sospechosa de corrupción, abuso de autoridad, coerción y filtración de secretos de Estado.

"Está justificado y es necesario arrestar (a Park) una vez demostrados los hechos y porque hay riesgo de que se puedan destruir evidencias", indicó el tribunal.

Park es el tercer exjefe del Estado detenido por un caso de corrupción en Corea del Sur. Los exmandatarios Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo cumplieron condenas de cárcel por ese motivo en los años 90.

Y el presidente Roh Moo-hyun, elegido democráticamente, se suicidó en 2009, después de que la justicia abriera una investigación por corrupción contra él y su familia.

- Banderas -

El Partido Democrático, formación progresista cuyo candidato -todavía no oficial- es favorito en las elecciones anticipadas del 9 de mayo, consideró que esta decisión demostraba que "todos somos iguales ante la ley".

"Esperemos que esta decisión histórica aporte un nuevo impulso a la manifestación de la verdad en este escándalo de un alcance sin precedentes", indicó la formación.

Para el partido conservador de la expresidenta, Libertad Corea, que acaba de cambiar su nombre para intentar distanciarse del escándalo, se trata de una decisión "lamentable".

El diputado Kim Jin-tae, candidato a las elecciones presidenciales, estaba indignado. "Es el final del Estado de derecho", afirmó.

Aunque Park fue trasladada a la cárcel de madrugada, un grupo de unos 50 seguidores la esperaban en el centro de detención, enarbolando banderas surcoreanas y reclamando su liberación.

Si el proceso normal es respetado, la administración penitenciaria tendría que tomar las huellas digitales a Park y hacerle una foto. La exmandataria tendría que llevar un uniforme con un número.

Según la ley surcoreana, la fiscalía dispone de hasta 20 días para presentar la inculpación.

- 'Principio de equidad' -

La amiga y confidente de Park que desató el escándalo, Choi Soon-sil, y el heredero del imperio Samsung, Lee Jae-yong, están detenidos en este mismo centro.

Choi es juzgada por haber utilizado su amistad con Park para conseguir cerca de 70 millones de dólares en 'donaciones' de las grandes empresas surcoreanas.

Lee, por su parte, está acusado de corrupción.

Los fiscales, que entregaron un documento de acusación de 120.000 páginas al tribunal, estiman que "sería contrario al principio de equidad" si la exmandataria no fuera detenida mientras que Choi ya está recluida.

La expresidenta rechaza esas acusaciones y asegura que su amiga abusó de su confianza.

Según el diario Chosun Ilbo, que cita a uno de sus abogados, Park se "quedó sin voz" cuando supo que la fiscalía reclamaba su detención. Desde que dejó la presidencia, pasa "las noches en blanco", afirmó otro.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines