La Eurocámara activa el proceso para decidir si levanta la inmunidad a Puigdemont

Carles Puigdemont (izq) y Toni Comín posan para las cámaras durante su primera sesión plenaria como eurodiputados, el 13 de enero de 2020 en el Parlamento Europeo, en la ciudad francesa de Estrasburgo

La Eurocámara activó este jueves el examen del suplicatorio de la justicia española para levantar la inmunidad parlamentaria a Carles Puigdemont y a otro independentista catalán, una demanda que busca desbloquear su extradición a España.

"Las autoridades españolas se han dirigido al presidente de nuestra institución para solicitar el levantamiento de la inmunidad de Carles Puigdemont y Antoni Comín", anunció la vicepresidenta de la Eurocámara Ewa Kopacz.

El objetivo del suplicatorio es "seguir con las investigaciones judiciales contra estos dos eurodiputados", explicó Kopacz ante el pleno en Estrasburgo (noreste de Francia), precisando que el caso pasa a la comisión de Asuntos Jurídicos.

Puigdemont y Comín se marcharon a Bélgica a fines de octubre de 2017 para esquivar las acciones judiciales por el intento de secesión de Cataluña, pero la justicia española no desfallece en su intento de juzgarlos.

Para desbloquear su solicitud de extradición, cuyo examen suspendió la justicia belga en enero al tomar nota de su inmunidad parlamentaria, el Tribunal Supremo español pidió a la Eurocámara que levante dicha inmunidad.

La comisión de Asuntos Jurídicos, cuya próxima reunión es el 27 de enero, debe ahora estudiar los expedientes y presentar una propuesta al pleno sobre aceptar o rechazar el suplicatorio. La decisión necesita mayoría simple.

"Todo en orden y según las previsiones", tuiteó irónicamente tras el anuncio el ex presidente regional catalán, aumentando la presión sobre los socialistas del mandatario Pedro Sánchez, quienes, a su juicio, apoyarán la solicitud.

- Del "banco" al "banquillo" -

La crisis política en España tras el intento fallido de independencia de Cataluña en 2017 se trasladó a la Eurocámara con la entrada como eurodiputados de Puigdemont y Comín, provocando agrios debates entre parlamentarios españoles.

"De la misma manera que queremos dejar trabajar a la justicia, también queremos trabajar por esa solución política [en Cataluña]", se limitó a decir el martes la jefa de filas de socialistas Iratxe García, presionada por ambas partes.

El Partido Popular (PP, derecha), primer partido de la oposición a Sánchez en España, urge a los socialistas a votar a favor del suplicatorio. Puigdemont les insta a rechazarlo en "coherencia" con su voluntad de "diálogo".

"La cuenta atrás para ver a Puigdemont y Comín cambiando el banco de eurodiputado por el banquillo de los acusados (...) ha empezado", dijo el eurodiputado liberal español Luis Garicano, expresando su apoyo al suplicatorio.

La inmunidad parlamentaria garantiza que los eurodiputados no puedan ser buscados, detenidos, ni procesados por sus votos o declaraciones en el ejercicio de sus funciones, pero no quiere decir que no puedan serlo por otros hechos.

Sin embargo, las autoridades competentes deben pedir al parlamento que levante su inmunidad, un proceso que puede tomar hasta varios meses y que, en la mayoría de los casos, se salda con una respuesta favorable al suplicatorio.

En la pasada legislatura, de las 54 solicitudes, se retiró la inmunidad en 50 casos. Tres de los rechazos fueron por tratarse de declaraciones como eurodiputados y, en el cuarto, la Eurocámara priorizó sus dudas sobre una eventual persecución de la justicia contra el diputado.

En una carta de presentación de tres páginas enviada al resto de eurodiputados el lunes, los dos independentistas catalanes describieron sus quejas sobre la justicia española, en su opinión politizada.

"La agenda política de la jerarquía del poder judicial español representa las reminiscencias del franquismo, una anormalidad democrática, un ataque a nuestra libertad y una perversión de sus funciones que socava su imparcialidad", aeguran.