La estrategia de Frito-Lay para que no tengas que comer tus Doritos partidos

GDANSK, POLAND - 2020/12/01: Doritos nachos seen at the grocery store. (Photo by Mateusz Slodkowski/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Frito-Lay amplió los sabores de la marca Doritos con el lanzamiento de Doritos Tangy Tamarind, Doritos Ketchup y Doritos Spicy Mustard; introdujo Cheetos Bolitas, una bola del tamaño de un bocado con una textura suave y crujiente en los Estados Unidos después de un lanzamiento inicial en México (Photo by Mateusz Slodkowski/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Cuando compro una bolsa de Doritos lo primero que hago es sacudirla un poco para determinar si los trozos de tortilla de maíz están enteros o si en el proceso de transporte se han triturado la mayoría y al final quedaré rebuscando las migajas en el fondo del empaque.

Otro percance que me ocurre de vez en cuando es que se me clava uno de los nachos en el paladar, y paso el resto del día recordando que caí en la tentación de mirar mi serie favorita mientras devoraba una de las reinas de la comida chatarra por el ardor que deja el roce de la hojuela tostada en el interior de mi boca.

La buena nueva es que la gigante estadounidense de chucherías Frito-Lay anunció el lanzamiento de sus productos en una versión mini que permitirá a sus asiduos clientes consumir los snacks enteros y con mucha más comodidad.

“Dicen que las cosas buenas vienen en envases pequeños y los consumidores verán cuán cierta es esa afirmación cuando prueben los nuevos Frito-Lay Minis. No hay muchas opciones de envases, por lo que estamos trayendo más variedad y sabor al pasillo de bocadillos con esta nueva línea de productos, ayudando a nuestros fanáticos a disfrutar de sus aperitivos favoritos de Doritos, Cheetos y SunChips de una manera divertida y compartible”, dijo en un comunicado Stacy Taffet, vicepresidenta sénior de marketing de Frito-Lay North America.

Los consumidores encontrarán las versiones reducidas en los Doritos Nacho Cheese, Doritos Cool Ranch, Cheetos Cheddar, Cheetos Flamin' Hot, SunChips Harvest Cheddar y SunChips Garden Salsa. Otra importante modificación es que Frito-Lay cambió la bolsa plástica por una envase cilíndrico que protege mejor el producto y permite manipularlo mejor.

El precio de venta sugerido es de 2,79 dólares, indicó la empresa.

Te comento que no estás equivocado si tu memoria gustativa recuerda haber probado alguna vez doritos pequeños.

A principios de la década de 2000, Frito-Lay incursionó en el territorio mini con los Mini Doritos y Mini Flamin' Hot Cheeto Asteroids. La idea fue dejada a un lado y recuperada dos décadas más tarde para satisfacer los cambiantes gustos de los consumidores.

PepsiCo y la innovación alimentaria

Recordamos que Frito-Lay North America, es una división de alimentos de la multinacional PepsiCo, con sede en el estado de Nueva York, valorada en unos 19.000 millones de dólares. Por lo tanto, cualquier nuevo lanzamiento forma parte de la estrategia global de PepsiCo para mantener y expandir su participación en el mercado.

Frito-Lay tiene la suerte de tener una enorme base de consumidores incondicionales pero la proliferación de la competencia y el acelerado ritmo de las innovaciones tecnológicas han obligado a la firma a mirar más de cerca los gustos y sugerencias de sus público.

Por eso, Frito-Lay recibe la visita de personas en sus centros y procesa los comentarios que sus compradores envían por internet sobre sus productos existentes y los que aún están en los laboratorios, informó la publicación especializada Food Dive.

“Se trata de darle prioridad al consumidor. Manejamos mejor lo que quieren porque siempre estamos en constante diálogo y discusión”, dijo Denise Lefebvre, vicepresidenta sénior de I+D de PepsiCo Foods North America.

Así reducen el riesgo de que un producto sea rechazado a la hora de su lanzamiento porque ya ha atravesado un largo proceso de perfeccionamiento en el que el consumidor ha estado presente.

Una de las herramientas que utiliza la división de snacks y alimentos de PepsiCo es la inteligencia artificial para descubrir palabras clave en las redes sociales, monitorear las tendencias globales y locales, recopilar comentarios de un número 800 y hablar con los compradores que participan en paneles sobre cómo ven las marcas de la empresa y qué esperan de ellas.

Ocasionalmente, los consumidores son invitados a participar en las instalaciones de Frito-Lay en Texas para trabajar directamente con sus chefs e ingenieros de empaque. También los chefs suelen interactuar con los clientes en plataformas virtuales para desarrollar recetas.

Lefebvre explicó que esa información puede ser de vital importancia en el diseño de productos, especialmente con sabores en los que hay que calibrar bien la proporción de lo dulce y lo salado como la barbacoa o en lugares que tienen sus peculiaridades geográficas como los mercados de California o de Corea del Sur.

Una curiosidad del desarrollo de productos de Frito-Lay es cuando crean un nuevo sabor, los almacenan en un lugar que llama "bóveda de sabores". Allí guardan meticulosamente de todo. Desde las recetas prometedoras que resultaron ser desastrosas hasta los sabores que aún tienen que ser perfeccionados o que podrían ofrecer a otra marca.

Cada marca tiene reglas del juego diferentes que deben ser respetadas. En el caso de los Doritos y los Ruffles, hay más rango de acción para proponer sabores audaces porque suelen consumirse en fiestas o reuniones familiares.

Las variaciones de las Lays tienen que ser más sutiles porque los consumidores tienden a combinarlas con las comidas.

La inmensa popularidad de estas adictivas comidas no ocurre por azar. Cada decisión está basada en un enorme proceso en el que participan miles de trabajadores y consumidores de lo productos de la PepsiCo.

Fuentes: Frito-Lay, Thrillist, FoodDive, The Street.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Coca-cola vs Pepsi: 100 años de rivalidad