La energía eólica puede influir en el canto de algunas aves

La colisión contra turbinas no es la única desventaja de la energía eólica | imagen SEO Birdlife

Las renovables están llamadas a convertirse en las principales fuentes de abastecimiento energético del planeta en un futuro, esperemos no muy lejano. La energía eólica suministra un alto porcentaje de la electricidad que consumimos, en algunos países incluso supera el 25% del total, y los planes energéticos mundiales esperan alcanzar un 12% de la generación de energía a nivel mundial.

Es una energía limpia, renovable y con poco impacto en el medioambiente. No obstante, en mayor o menor medida, todas las fuentes de energía en la actualidad poseen sus ventajas e inconvenientes. Esta semana, un estudio realizado por el equipo Mark Whittingham, Profesor de Ecología Aplicada en la Universidad de Newcastle ha descubierto un efecto curioso de las turbinas eólicas en el canto de algunas aves comunes, como el petirrojo.

Una de las críticas más extendidas al uso de turbinas eólicas es que matan una gran cantidad de aves. Sin embargo se trata de un reproche algo exagerado puesto que el número real es muy reducido. Aun así, los modernos y gigantescos molinos de viento sí representan otro tipo de inconvenientes, menos conocidos y estudiados, en los movimientos migratorios, en sus patrones de distribución y anidamiento junto a las turbinas o incluso en el cambio de hábitos de las especies cercanas.

Durante las últimas décadas han aparecido diversos estudios que analizan los posibles conflictos entre aves y turbinas eólicas, y ahora sabemos que las especies de mayor tamaño evitan volar en estas áreas e incluso están aprendiendo a evitar chocar contra sus aspas. Las aves de menor tamaño lo tienen más fácil puesto que pueden maniobrar mejor alrededor de las turbinas y les resulta más sencillo evitar la colisión que las especies más grandes.

Pero aún quedan muchas incógnitas abiertas en la relación entre energía eólica y aves. Sobre todo en pájaros de pequeño tamaño, donde los estudios aún son escasos. Una de las curiosidades que ha descubierto el profesor Whittingham es que algunas especies de aves que habitan cerca de estos campos de turbinas han modificado su canto. Este cambio de hábitos se ha documentado con un ave muy común en toda Europa: el petirrojo.

El petirrojo es una de las aves más comunes en Europa | imagen SEO Birdlife

A pesar de su pequeño tamaño, los petirrojos son agresivos y muy territoriales. Defienden su territorio de otros machos mediante enfrentamientos, que en muchos casos se evitan a base de cantos graves (que le hacen parecer “más grande” frente a sus posibles adversarios).

Whittingham y su equipo querían averiguar cómo afecta la contaminación acústica procedente de las turbinas eólicas en los cantos de los petirrojos y para ello los expusieron a tres tipos de sonidos: Un canto de otro petirrojo macho, un canto de petirrojo macho junto a ruido de turbina eólica y en tercer lugar, solamente al ruido de la turbina eólica.

Los petirrojos que defienden su territorio suelen responder a un intruso aumentando la proporción de sonidos de baja frecuencia en sus canciones. El estudio de Whittingham descubrió que los petirrojos expuestos al canto de un adversario junto al ruido de la turbina eólica tenían muchos menos elementos de baja frecuencia en sus canciones, por lo que sus canciones sonaban más agudas. El estudio afirma que este cambio se debe a las interferencias del aerogenerador que se produce a bajas frecuencias.

La consecuencia directa de que el canto del petirrojo sea más agudo en presencia del ruido de las turbinas es que se producen más enfrentamientos directos puesto que, al sonar menos grave, ahuyenta a menos adversarios.

A pesar de estas desventajas e influencias en el comportamiento de algunas aves, el estudio deja muy claro que es importante recordar el panorama general. Si bien las turbinas eólicas pueden dañar a las aves cercanas o incluso cambiar algunos de sus hábitos, como parece indicar este estudio, los investigadores dejan constancia de que la energía renovable es una solución vital para el cambio climático, quizás la amenaza más apremiante para la biodiversidad a nivel mundial. Lo ideal sería continuar en el avance y expansión de las fuentes de energía limpia y renovable, como la eólica, y realizar más estudios sobre sus posibles conflictos con la vida silvestre para minimizar el impacto en ella.

Referencias científicas y más información:

Mark Whittingham “Robin hushed: wind turbines are making songbirds change their tune” The Conversation

Lucas Habib, Erin M. Bayne, Stan Boutin “Chronic industrial noise affects pairing success and age structure of ovenbirds Seiurus aurocapilla” British Ecological Society DOI:10.1111/j.1365-2664.2006.01234.x