Las exportaciones mantienen el dinámico crecimiento de España

Por Emmanuelle MICHEL
Unos empleados de la multinacional de alimentación Campofrío trabajan en la fábrica de la empresa en Burgos, España, el 23 de noviembre de 2016

Las exportaciones y la demanda interior impulsaron nuevamente el dinamismo de la economía española, con un crecimiento del 0,8% del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre del año, a pesar del peligro de ralentización por la incertidumbre económica y política.

Esta subida es ligeramente superior a la del trimestre anterior, cuando el PIB registró un crecimiento del 0,7%, según las cifras provisionales publicadas este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Se trata del 14º trimestre consecutivo de crecimiento para la cuarta economía de la zona euro, que salió de la recesión a finales de 2013.

Estos datos contrastan con el repunte del paro experimentado en este trimestre. Según cifras publicadas el jueves por el INE, la tasa de desempleo subió una décima, al 18,7%, el doble de la media europea.

A pesar de la notable reducción de los últimos años, España tiene la segunda peor tasa de Europa detrás de Grecia y es el país con más contratos temporales, lo que debilita el mercado laboral.

- Dinamismo exportador -

Desde principios de año, las exportaciones de bienes y servicios son "la partida de la economía española que más crece", declaró este viernes el ministro de Economía, Luis de Guindos. En el conjunto de 2017, esta partida debería progresar un 5,5%, de acuerdo con las previsiones del Gobierno.

El incremento lo lideran los productos agroalimentarios, así como los vehículos, de los que España es el segundo constructor europeo por detrás de Alemania.

"La inversión en maquinaria y equipo parece haber salido de la atonía observada durante la segunda mitad de 2016, probablemente impulsada por el extraordinario comportamiento de las exportaciones, tanto de bienes como de servicios", señalan los analistas del banco BBVA.

Este dinamismo exportador no permitió, sin embargo, presentar un balance comercial positivo por la subida de precios del petróleo que encareció las importaciones.

El consumo también progresó, aunque más "moderadamente", porque los hogares intentan recomponer sus ahorros, precisó el ministro. Este gasto, aunque sigue jugando un papel importante, "perdió su impulso" por el reciente repunte de la inflación, estimó el analista Raj Badiani, de IHS Markit, subrayando por otro lado la mejora de las inversiones empresariales.

El Banco de España destacó recientemente la incipiente recuperación del mercado inmobiliario, tanto en el número de transacciones como en el ritmo constructor.

Debido a estos resultados mejores de los esperados, el Gobierno aumentó el 20 de abril su previsión de crecimiento anual al 2,7%. El objetivo es "prudente" y "por debajo de la mayoría de los pronósticos", subrayó entonces el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Tanto el Banco de España como el Fondo Monetario Internacional (FMI) habían mejorado también sus pronósticos, al 2,8% y al 2,6% respectivamente.

- Incertidumbre -

El Gobierno espera alcanzar este año el nivel de riqueza previo a la crisis y cuenta con este dinamismo para reducir su déficit al 3,1% del PIB, como se comprometió con la Comisión Europea.

Para el periodo entre 2017 y 2020, el Ejecutivo prevé una tasa de crecimiento medio del 2,5% anual.

Esto supondrá una cierta ralentización respecto a 2016, cuando fue del 3,2%, impulsado por el repunte del consumo ligado a la bajada del desempleo, el dinamismo exportador y el turismo, además de la caída de los precio del petróleo y los bajos tipos de interés.

Estos factores perderán su intensidad, estiman los analistas y los organismos internacionales. Un encarecimiento de los intereses, los riesgos de un aumento del proteccionismo y la incertidumbre ligada al Brexit y las contiendas electorales europeas pesan sobre el crecimiento, señalaba el Banco Central.

Esto, sumado al aumento de impuestos sobre sociedades decidido en otoño podrían llevar a algunas empresas a ser "más prudentes", dice Badiani. "Seguimos atentos a un potencial bloqueo político a pesar de la formación de un gobierno en minoría" en otoño, añadió.

Sin mayoría, el Gobierno de Rajoy debe conseguir aliados para aprobar antes de finales de mayo los presupuestos de 2017, presentados con retraso por la falta de gobierno el año anterior.

La tarea de seducción se complicó en los últimos días por el estallido de un escándalo de corrupción en el seno de su formación, el Partido Popular, que por el momento llevó al encarcelamiento de Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines