La dieta baja en sodio podría no servir para nada: un estudio demuestra que no rebaja la tensión arterial

Cuando una persona tiene la presión arterial elevada, lo primero que le va a recomendar su médico es que evite a toda costa la sal y pruebe una dieta baja en sodio. Sin embargo, esta acción podría no servir para nada. Esa es la conclusión de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos.

El trabajo ha sido presentado por el doctor Lynn L. Moore, profesor de Medicina de la Universidad de Boston, en la reunión de la American Society for Nutrition Scientific que se acaba de celebrar en Chicago (Estados Unidos).

La dieta baja en sal no podría ser la solución a la presión arterial alta (Emmy Smith/Unsplash)

En la investigación se han seguido los hábitos alimenticios y la salud de 2.600 ciudadanos estadounidenses durante 16 años. “No hemos encontrado evidencia de que una dieta baja en sodio tenga efectos beneficiosos sobre una presión arterial alta a largo plazo”, asegura Moore. “Nuestros hallazgos se suman a otros que ponen en duda la recomendaciones en la dieta cuando se produce este problema”.

Las organizaciones médicas de Estados Unidos recomiendan una dieta con 2’3 gramos de sodios diarios, lo que equivale a unos 5 gramos de sal. Para el estudio, los investigadores contaron con 2.632 personas con edades comprendidas entre los 30 y los 64 años. Todos tenían unos niveles de presión arterial normales cuando el estudio comenzó.

Dieciséis años después, los científicos encontraron que que los que consumieron de media menos de 2,5 gramos de sodio al día tenían una mayor presión arterial que aquellos que consumían una mayor cantidad.

Este hallazgo es similar al de otros estudios en los que se ha encontrado que aquellas personas que toman poca cantidad de sodio y aquellos que toman mucha cantidad de esta sustancia tienen los mismos problemas cardiovasculares. Sin embargo, aquellos que toman sodio de una manera normal o por encima de la media tienen una presión arterial más saludable.

Los autores del nuevo trabajo también han encontrado que aquellos que consumen potasio, magnesio y calcio en las cantidades recomendadas o un poco más disfrutan de una presión arterial más comedida.

¿Y cuál es la cantidad recomendada? En concreto aquellos que tomaban 3,7 gramos de sodio al día junto con 3,2 gramos de potasio eran los que menos problemas de tensión tenían.

Pero toda esta información no significa que todo el mundo debería empezar a tomar sal a lo loco. Tomarla de más sigue siendo muy peligroso. Según advierte Moore, aquellas personas que sean sensibles a la sal deberían seguir vigilando su ingesta. Para él, lo más importante de su investigación es que la población debería empezar a tomar alimentos más ricos en potasio, magnesio y calcio, como las legumbres.  

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines