Un mes de ira en México por los 43 estudiantes desaparecidos

Por Leticia PINEDA

Familiares y compañeros de los 43 estudiantes desaparecidos en el estado mexicano de Guerrero (sur) prometen seguir con las protestas, al cumplirse este domingo un mes del secuestro.

El desaliento y el coraje de los padres de los jóvenes, que viven desde hace semanas en la humilde escuela rural de magisterio donde estudiaban sus hijos, se intensifica cada día que pasa sin noticias de los chicos.

"Tenemos dolor, desesperación y rabia. Este dolor nos está matando", confesó a la AFP Mario César González, padre de uno de los estudiantes desaparecidos.

Pero cuando este mexicano flaco y ataviado con rosarios habla de las hasta ahora estériles investigaciones del gobierno, su cara cambia: "Ahora ya es exigir, ya antes suplicamos, rogamos (...) queremos exigir que nos los desvuelvan".

La trágica noche del 26 de septiembre, en que estudiantes del centro que estaban recaudando fondos en la ciudad de Iguala desaparecieron tras ser atacados por la policía municipal y miembros del cártel Guerreros Unidos, trastocó la vida de 43 familias pero también de la combativa escuela de Ayotzinapa, conocida por sus preceptos socialistas.

Junto a los muros estampados con el rostro del Che Guevara o Lenin ahora hay también un altar con velas y flores para pedir que los 43 chicos aparezcan milagrosamente con vida.

- Los padres expulsan al sacerdote Solalinde -

La sensibilidad en Ayotzinapa está tan a flor de piel que los familiares de los desaparecidos no dudaron en expulsar del centro al sacerdote y activista Alejandro Solalinde, que quería oficiar una misa la tarde de este domingo para los chicos.

El padre, que dirige un reconocido albergue de migrantes en Oaxaca (sur), se reunió el jueves con el fiscal general mexicano para exponerle unos testimonios que dice haber recibido que indican que los jóvenes fueron asesinados y sus cuerpos incinerados.

Ya fuera del recinto, Solalinde reconoció que sostuvo "un diálogo muy fuerte" con los padres. "Hay personas muy dolidas, aún hay personas que le están creyendo al gobierno y hay quienes creen que yo estoy jugando con ellos", dijo a periodistas.

En cambio, las familias recibieron emocionadas esta tarde a varios artistas que, con caballitos y pinturas, elaboran grandes retratos de los 43 desaparecidos en el patio del colegio.

- Exorcizar el dolor con protestas -

Entretanto, los estudiantes de Ayotzinapa siguen tratando de exorcizar su dolor con acciones de protesta y este domingo bloquearon con la ayuda de otros 500 universitarios la turística autopista del Sol.

Además de rendir honor a los tres estudiantes fallecidos el 26 de septiembre, volvieron a reclamar la presentación con vida de sus compañeros. Las autoridades temen, por testimonios de detenidos, que los jóvenes fueron asesinados y enterrados en fosas clandestinas.

Una cincuentena de personas han sido detenidas por este caso -entre funcionarios, policías y narcotraficantes- y la fiscalía general acusa al revocado y prófugo alcalde de Iguala, José Luis Abarca, de haber ordenado el ataque por temor a que los estudiantes boicotearan un acto de su esposa, María de los Ángeles Pineda, señalada ahora como principal operadora de Guerreros Unidos en la ciudad.

Desde que asumió las investigaciones, la procuraduría ha hallado varias fosas cercanas a Iguala con al menos 38 cadáveres, pero ha descartado que 28 de los primeros cuerpos encontrados correspondan a los chicos.

Según la dependencia, el detenido líder de los Guerreros Unidos declaró haber avalado acciones contra los jóvenes en "defensa de su territorio" después de que un colaborador suyo los hubiera confundido con miembros de un cártel rival.

El comité de estudiantes de Ayotzinapa aseguró que no permitirá que "este crimen de lesa humanidad quede en la impunidad".

- Nuevo gobernador sensible a la causa -

La crisis política que se desató en Guerrero tras la renuncia el jueves del gobernador Ángel Aguirre quedó resuelta este domingo con el nombramiento del académico Rogelio Martínez Ortega como gobernador interino.

Actual secretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG, pública), este doctor en ciencias políticas y sociología de 59 años es considerado un académico comprometido con las causas sociales, de talante conciliador, y fue postulado por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), con el que gobernó Aguirre.

"Mi principal prioridad será intensificar la búsqueda de los estudiantes de Ayotzinapa", prometió al ser investido.

Martínez ha escrito libros sobre las guerrillas mexicanas y fue miembro de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, fundada por el fallecido líder guerrillero Genaro Vázquez, exalumno de Ayotzinapa.

En su discurso, el gobernador pidió "todo el apoyo" del presidente Enrique Peña Nieto, que en un mensaje en Twitter deseó "todo el éxito en esta elevada responsabilidad" al académico.