La de pescador, entre las profesiones peores para la salud

La de pescador, entre las profesiones peores para la salud

Los resultados de un estudio reciente en el Reino Unido demuestran que la de pescador es una de las profesiones con mayor impacto sobre la salud. Y no por los accidentes profesionales, si no las consecuencias sobre la salud a largo plazo.

De hecho, sólo hay dos actividades que tengan un impacto negativo mayor: la minería de carbón – que está desapareciendo, todo hay que decirlo – y “las actividades de subsistencia”, que suelen vincularse con ocupaciones ilegales como la prostitución o venta de drogas.

[Te puede interesar: Matan cientos de delfines cada año para utilizarlos como cebo]

El estudio se basa en censos, y no en una toma de datos sistematizada. Esto quiere decir que es la propia población la que declara sus actividades y su estado de salud. Podría parecer poco fiable, pero en Reino Unido existe una larga tradición de realizar censos, con muy buenos resultados estadísticos.

Eso sí, los censos dejan un problema muy claro. Los ciudadanos declaran su estado de salud, pero no los problemas concretos que les aquejan, por lo que se pierde cierta relevancia en el estudio. La idea es, con los datos en la mano, diseñar un estudio pormenorizado que permita describir los problemas concretos.

Pero la imagen que da es muy clara. La pesca como actividad profesional impone una serie de impactos en la salud, y con ello llegan distintos problemas. De tipo social y económico, pero también medioambiental.

En el aspecto socioeconómico, hay que prever las necesidades de salud y de apoyos por parte de las administraciones a quienes se dedican a estas actividades. Con el paso de los años, cuanto mayores se hagan los pescadores, mayores problemas surgirán. Y esto es algo que debe tenerse en mente.

[Te puede interesar: 10 millones de toneladas de pescado se descartan cada año]

La vertiente ambiental es algo más compleja. La tendencia que existe es a diseñar artes de pesca más sostenibles, que permitan un desarrollo económico y una protección ambiental. Pero si los pescadores sufren de una peor salud y una esperanza de vida reducida, la tentación de caer en prácticas poco sostenibles a nivel ambiental, pero con mayores réditos económicos, se amplía.

Por lo tanto, si queremos proteger la naturaleza, habrá que proteger a los pescadores. Tendremos que encontrar la manera de equilibrar sus intereses con los de la sociedad en su conjunto.

Por último, hay que comentar el hecho de que el estudio tenga un carácter local. Los datos se han recogido en el Reino Unido a través de un censo, por lo que no son exactamente extrapolables. Pero sí sirven como guía de lo que ocurre en otros lugares, y por lo tanto de modelo para todos.