La curiosa leyenda sobre canibalismo que los ingleses difundieron para desprestigiar a los escoceses

El 22 de julio de 1706 se firmaba el ‘Tratado de Unión’ entre los reinos de Inglaterra y Escocia por el cual, a partir del 1 de mayo de 1707, el territorio escocés pasaba a formar parte del ‘Reino de Gran Bretaña’. Se cerraba así un histórico acuerdo que se había convertido en una viejísima aspiración por parte de los ingleses.

Pero hasta estar oficialmente unidas las dos naciones muchísimas fueron las desavenencias entre ambos países e innumerables la hostilidades de unos hacia los otros a lo largo de los siglos.

La curiosa leyenda sobre canibalismo que los ingleses difundieron para desprestigiar a los escoceses (imagen vía Wikimedia commons)

Una de las curiosidades que nos deja la Historia sobre los tiempos en los que existieron tales desavenencias es la que narra una curiosa leyenda urbana que se puso en circulación desde Inglaterra con el fin de desprestigiar a los escoceses.

[Te puede interesar leer: El cuerpo de élite escocés que defendió los intereses del trono de Francia durante cuatro siglos]

Debemos situarnos en los últimas décadas del siglo XVI (ningún relato especifica las fechas).

Narra la historia de Sawney Beane, un escoces proveniente de una humilde y trabajadora familia que, tras contraer matrimonio, decidió convertirse en asaltador de caminos y robar a los viajeros.

Para ello, según consta en los relatos, se instaló a vivir en una cueva de la Bahía de Ballantrae, en el suroeste de Escocia, muy cercana a la frontera que limitaban con Inglaterra junto a su esposa Agnes Douglas (algunas fuentes indican que se dedicaba a la prostitución y otras que realizaba brujería).

Ese lugar sería el escondrijo donde vivirían los siguientes años en los que se dedicaron a realizar un sinfín de fechorías y donde sería prácticamente imposible localizarlos, debido a que cuando la marea estaba alta la entrada a la cueva quedaba totalmente oculta.

Esas historias sobre Sawney Beane explican que empezó atacando a viajeros que provenían de Inglaterra en dirección a Edimburgo u otras poblaciones escocesas, que llevaban una considerable cantidad de dinero encima ya que se dirigían a realizar compras y tratos comerciales.

Pero parece ser que Sawney y Agnes no se conformaban simplemente con robarles, también los asesinaban y posteriormente practicaban el canibalismo comiéndose a sus víctimas.

Se habla de canibalismo, vampirismo y brujería ejercido por Sawney Beane y su clan de descendientes a lo largo de 25 años, dándose las astronómicas cifras de más de mil víctimas que acabaron siendo robadas, asesinadas y devoradas por ese grupo de malhechores.

Y es que todos esos relatos también hablan, de manera sensacionalista, sobre cómo la pareja tuvo 14 hijos (ocho hombres y seis mujeres) y estos, a su vez, practicaron el incesto entre ellos, convirtiéndose en un clan endogámico y teniendo como descendencia 32 nietos (18 chicos y 14 chicas).

[Te puede interesar leer: Bokassa, el extravagante dictador al que acusaron de canibalismo]

En cierta ocasión, cuando el clan de los Beane atacaba a un matrimonio que transitaba a caballo por uno de los caminos vigilados por ellos, el marido se les escapó, no pudiendo darle caza y éste pudo llegar hasta las autoridades para avisar de lo ocurrido. Al indicar el lugar exacto donde fueron asaltados pudo ayudar a localizar a Sawney Beane y su familia de asesinos caníbales y tal y como cuentan algunas de las fuentes, fue el propio rey de Escocia, Jacobo VI, quien fue a apresarlos al mando de un contingente de 400 soldados y varias decenas de perros sabuesos.

Dieron con la cueva donde se escondían y allí encontraron numerosos restos humanos, además de toda la prole de descendientes de los Beane. También se indica que tras apresarlos se les juzgo rápidamente y ejecutó en el plazo de pocos días.

Cabe destacar que dicho relato está ampliamente difundido y existen múltiples variantes sobre dicha historia, aunque en realidad no hay ni un solo documento oficial que acredite su veracidad y, a pesar de ello, muchos son quienes siguen explicándola como cierta.

[Te puede interesar leer: El lucrativo negocio de tráfico de cadáveres de dos asesinos en serie del siglo XIX]

La primera referencia que existe sobre el personaje de Sawney Beane y su clan de caníbales la encontramos en la revista mensual ‘The Newgate Calendar’ en forma de boletín, que se publicó entre los siglos XVIII y XIX, y que recogía hechos curiosos y escabrosos de la historia del Reino Unido, aunque dicha publicación no aporta ni una sola prueba de veracidad y solo se dedicaba a compartir aquellos sucesos llamativos que iban transmitiéndose de una generación a otra.

Los historiadores y expertos en este tipo de leyendas apuntan que fue fruto de la invención de los ingleses en un momento de tensión política con los escoceses y como forma de dejar a éstos como bárbaros, caníbales y desalmados de cara a la población.

Fuentes de consulta e imagen: tarlton / Lives and Exploits of the Most Noted Highwaymen, Robbers, and Murderers / BBC / mysteriousbritain / theweirdandtheodd / Wikimedia commons