La curiosa guía de 1818 para evitar que los turistas en Londres fuesen engañados o robados por los carteristas

Hoy en día, tal y como llegas a una nueva ciudad o país, lo primero que te encuentras al bajar del medio de transporte en el que hayas viajado hasta allí son números carteles y mensajes a través de altavoces o monitores en los que continuamente te avisan de la necesidad de estar pendiente de tus pertenencias y tener cuidado con los robos y engaños.

El que está habituado a viajar sabe de lo útil que son esas advertencias y nunca está de más el hacer, unos días antes de emprender el viaje, una búsqueda por foros especializados de todos aquellos consejos útiles de seguridad.

Pero hace un par de siglos todo era muy diferente. El concepto de turista tal y como lo conocemos hoy no existía y poquísimas eran las personas que visitaban algún lugar por el sano placer de hacer turismo, siendo en la mayoría de ocasiones viajes de negocios, con la intención de cerrar un trato o realizar una compra, motivo por el que el viajero solía llevar la cartera bien repleta de billetes y, por lo cual, se convertía en un fácil objetivo para timadores y carteristas.

[Te puede interesar: La banda de ladronas más famosa y temida de Londres]

Ese fue el motivo por el que en 1818 apareció una curiosa guía con la que se pretendía salvaguardar a los viajeros de todos los engaños y peligros a los que se podría ver expuesto durante su estancia en Londres.

Una serie de recomendaciones recogidas en las 240 páginas que componía aquel libro y escritas, de manera anónima, por alguien que decía ser un ‘caballero’ que había utilizado información recopilada a lo largo de 22 años de los ‘Bow Street Runners’, el cuerpo de policía metropolitana que en aquel momento había en Londres, predecesora de los famosos ‘bobbies’ de Scotland Yard (que no fueron creados hasta 1829).  

El libro contaba con un práctico vocabulario en el que se incluía una lista de palabras y expresiones para moverse con familiaridad por las calles de Londres sin parecer un forastero y no caer en las redes de los muchos estafadores que había en cualquier rincón de la ciudad.

Cuando uno llegaba por primera vez era normal que quisiera preguntar dónde quedaba el lugar en el que iba a hospedarse o cómo llegar a cierto punto de la población. El modo en el que se preguntaba podía dar muchas pistas y delatarse como un recién llegado. También era primordial saber a quién se le hacía una consulta. Todas esas dudas las intentaba resolver esa útil guía que se convirtió en todo un éxito y de la que se imprimieron varias ediciones en los siguientes años.

Era muy común que muchos de los viajeros que habían llegado hasta Londres acabasen sin el dinero que llevaban consigo gracias a la habilidad de carteristas profesionales que sabían deslizar sus dedos por el interior de las chaquetas y hacerse con las carteras. Pero la guía tampoco obviaba a los pequeños pícaros que sabían hacer entretener la atención para, mientras tanto, sustraerle cualquier cosa de los bolsillos, maletas o bolsos.

[Te puede interesar: Cuando el Parlamento Británico tuvo que poner freno a “la locura del Gin”]

Otros de los personajes al que se debía tener una especial atención eran los timadores profesionales: unos tipos que sabían embaucar a cualquiera y que acababan sacándole, bajo todo tipo de engaños, aquello que llevaba encima.

El libro contaba con una serie de prácticos consejos sobre cómo comportarse y actuar para pasar desapercibido, no parecer un turista y no llamar la atención de los rateros: andar de una forma que no delatase que era un visitante que llegaba desde un entorno rural, la forma de vestir y el tipo de ropas que debía llevarse, no preguntar por direcciones a cualquiera que anduviera por la calle (pues era muy común que les dieran unas indicaciones falsas, enviándolos a algún callejón donde esperaba algún compinche para robarles) y, por las noches, sobre todo evitar hablar con alguna de las mujeres que se paseaban por las aceras (pues se trataba de prostitutas que, en la mayoría de ocasiones, aprovechaban para robar al pobre incauto que quedaba embelesado por los contorneos y zalamerías de esas mujeres).

Parece curiosos pero, dos siglos después de la publicación de esa útil guía, la mayoría de los consejos que allí se daban se podrían adaptar perfectamente a nuestros días.

Si es de vuestro interés, en el siguiente enlace, de dominio público, os podéis descargar una copia en pdf (11 Mb) de la segunda edición (1819) de esta curiosa guía para evitar que los turistas en Londres fuesen engañados o robados por los carteristas: https://ia801409.us.archive.org/24/items/londonguidestran00lond/londonguidestran00lond.pdf

Fuentes de consulta: babel.hathitrust.org / publicdomainreview.org / mentalfloss

[Te puede interesar: El manicomio londinense que se convirtió en una atracción turística]