Ni el rey se salta la cola para vacunarse, pero la selección, sí. ¿Es justo?

·2 min de lectura

Nadie se había saltado la cola de vacunación en España. 

Nadie.

Hasta que han llegado ellos.

Unos cuantos chavales alrededor de los veinte años pasan por delante de más de medio país y reciben su dosis meses antes de lo que les tocaría. Van a inmunizarse antes de personas que corren mayor riesgo de complicaciones y mortalidad si contraen el Coronavirus. 

Se indigna España. 

Privilegiados. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
 (BRAZIL  - Tags: SOCCER SPORT WORLD CUP TPX IMAGES OF THE DAY)      TOPCUP
(BRAZIL - Tags: SOCCER SPORT WORLD CUP TPX IMAGES OF THE DAY) TOPCUP

Oiga, que aquí en España ni el rey se ha saltado la cola -bueno, sus hermanas las infantas sí, pero porque se las pusieron donde vive papá el rey emérito-. Oiga, que aquí todos aguardamos la cola, que justo están vacunando ahora a los de cincuenta. Oiga, que como se muera mi hermana voy yo y los mato a ellos. 

¿Son los jugadores de la selección española masculina de fútbol una excepción de interés, como dice Fernando Simón? ¿O no son ni vulnerables, ni esenciales, como argumenta el presidente de la Asociación de Vacunología?

No se me indignen, señores, es cuestión de dinero. Y de orgullo patrio. Que a ver cómo levantamos la moral del país si son los chavales de la Sub-21 los que tienen que jugar la Eurocopa. O si perdemos los 203 millones de euros que ganará una de las sedes, Sevilla. O los miles que mueven camisetas, derechos audiovisuales, ingresos publicitarios...

Es dinero, señores.

Porque, mientras la selección se vacuna, el resto de deportistas españoles siguen esperando su dosis. Personas como Dani Martín Anaya, que ganó el bronce en el último mundial de tiro con arco adaptado, que participará en el Campeonato de Europa y que tiene una enfermedad crónica. 

Pero él no da tanto dinero. Ni espectáculo. Ni derechos televisivos. Ni paraliza un país. Ni copa las tertulias. Ni las portadas. Ni las charlas de café y ascensor. 

Esto es así. 

La "excepción de interés" de la selección española masculina de futbol se la otorgamos nosotros mismos. 

Y por eso estos veinteañeros van a ser los únicos en España en saltarse legalmente la cola de la vacunación. Por cierto, también se concede la nacional española de manera excepcional y ultra rápida a deportistas que queremos que compitan con nuestra bandera. Son cientos de casos. Y no os he oído quejaros.