La comunidad internacional promete 6.000 millones para Siria

Por Toni CERDÀ
Stephen O'Brien, coordinador de ayuda de emergencia de la ONU, durante la conferencia sobre Siria de este miércoles 5 de abril en Bruselas

Los participantes en la conferencia internacional sobre Siria se comprometieron este miércoles a aportar 6.000 millones de dólares de ayuda en 2017, en una reunión en Bruselas marcada por el presunto ataque químico contra un bastión rebelde.

"Las delegaciones presentes aquí hoy hemos hecho una promesa colectiva de 6.000 millones de dólares sólo para este año", anunció el comisario europeo de Ayuda Humanitaria, Christos Stylianides, para quien esta conferencia envía "un mensaje poderoso de que no estamos dejando caer al pueblo sirio".

El responsable europeo no precisó si esta ayuda humanitaria, destinada a apoyar a la población siria, a los refugiados sirios y a las comunidades que los acogen en países vecinos, es nueva o recoge fondos comprometidos por la comunidad internacional previamente.

En 2016, los participantes en una conferencia similar celebrada en Londres comprometieron 6.000 millones de dólares para ese mismo año, así como otros 6.000 millones para el período de 2017 a 2020.

La ONU estima que necesita en 2017 unos 8.100 millones de dólares para financiar sus programas de ayuda humanitaria, de ellos casi 4.700 millones para los refugiados sirios y los países de la región que los acogen.

Las Agencias de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y para el Desarrollo (PNUD) habían indicado la víspera que la ONU sólo había recibido 433 millones de dólares de los 4.630 millones que consideran necesarios para ayudar en 2017 a cinco millones de refugiados en Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía, principalmente.

"La situación es cada vez más desesperada", había advertido el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi. "Ya estamos viendo niños que no pueden ir a la escuela, familias que no pueden tener un acceso a un refugio adecuado o cubrir sus necesidades básicas", agregó.

El primer ministro libanés, Saad Hariri, cuyo país acoge a 1,5 millones de refugiados sirios, urgió a los donantes a "invertir en la paz apoyando nuestra estabilidad", al subrayar que "la situación actual en Líbano es una bomba de relojería".

- 'Crímenes de guerra' -

Aunque la conferencia de dos días estaba destinada a la ayuda humanitaria y a preparar la contribución de la comunidad internacional a la reconstrucción de Siria tras un eventual acuerdo de paz, el presunto ataque con armas químicas el martes en la pequeña localidad siria de Jan Sheijun sobrevoló la reunión.

Los representantes de las 70 delegaciones de países y organizaciones internacionales participantes observaron un minuto de silencio por las 72 víctimas del ataque, entre ellas 20 niños, así como de todos los fallecidos durante los más de seis años de conflicto.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, calificó en la mañana de "crímenes de guerra" los "horribles acontecimientos de ayer" y varios cancilleres europeos, entre ellos el británico Boris Johnson o el francés Jean-Marc Ayrault, urgieron a deducir responsabilidades.

"Todas las pruebas que he visto sugieren que fue el régimen de [Bashar] Al Asad (...) usando armas ilegales contra su propio pueblo", afirmó Johnson, para quien esto confirma que el régimen "bárbaro" de Damasco no debe tener "la menor autoridad en Siria tras el fin del conflicto".

El conflicto en Siria, iniciado en marzo de 2011 tras la represión de manifestaciones pacíficas contra el régimen de Damasco, se ha saldado desde entonces con más de 320.000 muertos, así como con millones de personas obligadas a abandonar sus hogares.

Aunque la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, admitió que era "surrealista" hablar del posconflicto en Siria en el contexto actual tras el ataque de Jan Sheijun, consideró que se empieza a buscar la paz creando "las condiciones para la paz".

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines