La cobarde actitud del PAN tras su escandalosa alianza con VOX, la ultraderecha de España

·5 min de lectura
Foto de los senadores del PAN con Santiago Abascal, líder de VOX, partido de ultraderecha en España. La imagen fue publicada en las redes sociales oficiales de la fracción parlamentaria y luego fue borrada.
Foto de los senadores del PAN con Santiago Abascal, líder de VOX, partido de ultraderecha en España. La imagen fue publicada en las redes sociales oficiales de la fracción parlamentaria y luego fue borrada.

El coordinador de los senadores del Partido Acción Nacional (PAN), Julem Rementaría, se reunió en días recientes, en las oficinas privadas del partido en el Senado, con Santiago Abascal, dirigente del partido español VOX, de tendencia ultraderecha, que realiza una gira por Latinoamérica en busca de adhesiones a la Carta Madrid, en la que se pronuncia “en contra del avance del comunismo en la iberoesfera”.

Para el senador Rementeria la reunión con Abascal fue un éxito porque firmaron la Carta Madrid catorce senadores de su partido y además el evento le sirvió, según dijo, para enviar al presidente López Obrador el mensaje de que México nunca va a ser comunista.

La reunión con el ultraderechista español Abascal no pasó desapercibida, fue rechazada por diferentes senadores del PAN y la dirigencia del partido, que se deslindó.

El presidente López Obrador capitalizó, en términos propagandísticos, la visita de Santiago Abascal al Senado. Señaló que los senadores del PAN eran autoritarios, racistas y corruptos al aliarse con Vox, representante de la ultraderecha española.

Los reclamos y criticas en redes sociales y medios de comunicación generaron una crisis al interior del PAN, que se encuentra en este momento en el proceso de renovación de su dirigencia. La invitación al político español afecta directamente las aspiraciones de continuidad al frente del partido de Marko Cortés, que nombró a Rementeria como coordinador de los legisladores del PAN en el Senado.

Para contener la crisis interna que empezaba a crecer en el PAN el senador Rementeria declaró que la invitación al político español Abascal, la había hecho él y no el partido.

Su “explicación” no fue suficiente para la dirigencia del partido que no culpó al responsable, sino que investigó el origen de la invitación a Abascal y llegó a Christian Camacho, encargado de las redes sociales del Grupo Parlamentario del PAN en el Senado, a quien se condenó por haber convencido al senador de sostener el encuentro con el dirigente de VOX.

Para Héctor Larios y Santiago Creel el responsable de la presencia de Abascal en el senado es Christian Camacho y por eso fue despedido. Esta es una determinación absurda y cobarde. Castigan al más débil de la cadena y dejan sin escarmiento al senador Rementeria, que con su invitación puso en evidencia su fanatismo ideológico o su ignorancia sobre la personalidad de Abascal, ambos rasgos de alto riesgo para un partido como el PAN, que pretende ser puente de conciliación entre los partidos opositores al régimen.

La parte más frágil en este escándalo fue Christian Camacho, fue despedido, decidieron "cortarle la cabeza" y al hacerlo renuncian al humanismo que pregonan en su discurso propagandístico y confirman que las complicidades y perdón de “errores” en la elite del partido funcionan, primero los intereses, después la justicia, así funciona para los políticos. Ellos son políticos.

En el grupo parlamentario del PAN Christian Camacho se desempeñaba como consultor y operador en el área de redes sociales. En sus redes manifestó no estar arrepentido por sus acciones, confirmó su despido y en tono sarcástico publicó: “¿Adivinen quién no va a ir a trabajar mañana? El facho de Christian Camacho. Ah caray, soy yo. La vida, la libertad, la familia, la patria, la propiedad privada y la democracia se defienden al precio que sea”. 

En su mensaje de Twitter, Christian Camacho entrega una pincelada de sus convicciones ideológicas. Son valores universales que de manera extrema la ultraderecha oculta, mientras el PAN decía haberlos abandonado hace mucho, cuando el pragmatismo empresarial les arrebató los espacios internos, dominó su vida y los llevó a la perdida de su origen y destino.

Alguien tenía que pagar por los “errores” cometidos por el senador Rementeria. No gustó en la cúspide del PAN el recordatorio histórico de su origen ideológico, cuando en febrero de 1939, fue fundado por Manuel Gómez Morin, como reacción ante el surgimiento del Partido Nacional Revolucionario, y donde encontró su sustento ideológico en las encíclicas papales de la época y fundó al partido que por décadas, solo tuvo la vocación de criticar y operar como oposición, renunciando al objetivo de todo partido político de conquistar el poder.

En la historia de México están registrados partidos de diferentes tendencias ideológicas. Uno de los pertenecientes al conservadurismo de derecha y ultraderecha ha sido el PAN. En su origen abrió las puertas a los cristeros que combatieron a los gobiernos emanados de la revolución mexicana. Solo la reforma política y la ambición de poder de los empresarios, que se incorporaron a sus filas originando el neopanismo, los hizo transitar del comportamiento de un grupo de presión al status de partido que busca el poder.

Hoy al rechazar su relación con VOX niegan su origen ideológico, cuando se opusieron a la corriente revolucionaria encabezada por el presidente Lázaro Cárdenas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Existe la gente sucia y después está este vecino con lo que saca de su cajuela

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente