La CEDH condena a Rusia por "fallos graves" tras la matanza de Beslán

Por Camille BOUISSOU
Un niño es rescatado herido durante la toma de rehenes en la escuela de Beslán, en Osetia del Norte, el 3 de septiembre de 2004

La Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH) condenó este jueves a Rusia a pagar tres millones de euros por los "fallos graves" cometidos en la toma de rehenes de la escuela de Beslán, en Osetia del Norte en 2004, que dejó más de 300 muertos.

La CEDH señaló que aunque las autoridades rusas tenían información de que se estaba planeando un ataque en una escuela de Osetia del Norte, éstas no hicieron lo suficiente para desbaratar el ataque y proteger a los rehenes.

Rusia reaccionó inmediatamente a la sentencia, estimando que es "absolutamente inaceptable" y que impugnará este fallo.

El 1 de septiembre de 2004, un grupo de rebeldes armados que exigía la retirada de las tropas rusas de Chechenia penetró en una escuela en la pequeña ciudad del Cáucaso de Beslán, tomando como rehenes a unas 1.200 personas.

Después de tres días de negociaciones infructuosas, las fuerzas de seguridad rusas lanzaron un asalto.

La toma de rehenes culminó con la muerte de 330 personas, de las cuales 186 eran niños.

Las autoridades rusas argumentan entonces que actuaron correctamente frente a extremistas armados, pero muchos de los supervivientes y familiares de las víctimas responsabilizaron al Estado de las numerosas muertes.

El caso fue llevado ante el tribunal de Estrasburgo por más de 400 rusos, entre ellos exrehenes y familiares de las víctimas.

"Las autoridades tenían en su posesión información suficientemente específica que indicaba que se preparaba en la región un ataque terrorista contra una escuela", señaló el tribunal.

Pese a esto, "no tomaron medidas suficientes" para impedir el ataque.

Los jueces consideraron que "no se habían tomado medidas suficientes para impedir que los atacantes viajaran el día del ataque, y tampoco aumentaron la seguridad en las escuelas ni advirtieron al público sobre la amenaza".

Tras el anuncio, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, replicó por su parte que Rusia "no puede estar de acuerdo" con este fallo.

"Para un país que fue atacado, esas formulaciones son absolutamente inadmisibles", dijo Peskov a la prensa.

- Fuerza letal -

El tribunal determinó que, a través de sus acciones, el Estado ruso había violado el artículo 2 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que garantiza el derecho a la vida.

Hubo una violación adicional por el uso de "fuerza letal por parte de las fuerzas de seguridad".

Las fuerzas de seguridad rusas "utilizaron en la escuela armas de gran alcance tales como cañones de asalto, lanzagranadas y lanzallamas, lo que provocó más víctimas entre los rehenes", estimó la CEDH.

Los jueces dijeron también que hubo "graves deficiencias" en la investigación del ataque, y denunció la falta de "un examen adecuado para determinar cómo habían muerto las víctimas".

Los demandantes en el caso estimaron que las autoridades rusas trataron de eliminar a los atacantes, sin buscar evitar la muerte de rehenes.

Sus abogados criticaron particularmente la falta de autopsias exhaustivas de los cuerpos de 116 víctimas halladas quemadas en el gimnasio de la escuela.

El tribunal ordenó a Rusia pagar una indemnización a los demandantes. Una representante del grupo las Madres de Beslán, Aneta Gadiyeva, dijo a la agencia TASS news que el monto de la indemnización era pequeño.

"Algunos recibirán 5.000 euros, otros recibirán 20.000 euros. Son sumas pequeñas para la indemnización por daños morales", dijo Gadiyeva, que perdió a una hija en el asedio.

Algunos expertos rusos e internacionales describen la masacre de Beslán como un choque político para Rusia comparable a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y estiman que marcó un punto de inflexión para la política del Kremlin en el Cáucaso.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines