La campaña rescatada de un grupo de madres que simboliza la paradoja la permisividad con las armas en EEUU

Recuperada por un usuario de Facebook en su muro, esta campaña antigua del colectivo Moms Demand Action se ha vuelto viral por lo impactante de la imagen y su mensaje. Dos niños. Uno con un huevo Kinder en la mano. La otra, con un arma de grandes dimensiones. Sobre sus cabezas, un texto: “Uno de estos niños sujeta algo que ha sido prohibido en América para protegerles. Adivina cuál”.

El galés Geraint John Morgan publicó la imagen en su muro el pasado 16 de febrero, dos días después del tiroteo en el instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland, en Florida, que se cobró la vida de 17 personas. Desde entonces, ha sido compartido más de 51.000 veces y acumula decenas y decenas de comentarios.

Más allá de si se trata de una campaña nueva o antigua y del debate generado entre quienes han dejado su opinión en el muro de este músico sobre si una niña de la edad estimada de la que puede o no comprar un arma, lo interesante es la paradoja que refleja y en la que vive inmersa la sociedad estadounidense.

Un país en el que se exigen menos edad para comprar un arma que para beber y en el que nos niños no pueden comer huevos Kinder porque no los consideran seguros por culpa del juguete sorpresa que incorporan. Porque, sí, lo que está o estaba prohibido -hace unos meses se anunció que se permitiría la venta de los populares huevos sorpresa este año– es la chocolatina, no el arma.

La campaña rescatada por este usuario es una de las muchas lanzadas por el colectivo Moms Deman Action for Gun Sense, un grupo nacido tras la matanza de Sandy Hook en la que murieron 24 personas -20 de ellas niños- y que llevó a una madre, Shannon Watts, a intentar hacer algo para cambiar lo que es un verdadero problema para el país.

Cinco años después, la organización, que no está vinculada a ningún partido político y que recauda fondos a través de su página web, cuenta con representación en todos los estados y es una de las más firmes defensoras del control de venta de armas.

Sus actos reivindicativos son multitudinarios y sus campañas, impactantes. En este post se pueden ver algunas de ellas, aunque la del huevo Kinder es la más llamativa. Como explican en su página web, este movimiento “fue creado para exigir acciones de los legisladores, estatales y federales; compañías; e instituciones educativas para establecer reformas de armas siguiendo el sentido común”.

Fundada en diciembre de 2012, un año después unió fuerzas con Mayors Against Illegal Guns, organización que trabaja en el mismo sentido y que cuenta con el apoyo y la financiación del ex alcalde de Nueva York  Michael Bloomberg. Juntos trabajan por “nuevas leyes y políticas más estrictas sobre armas para proteger a nuestros niños” en lo que, según la carta de presentación de Moms Deman Action, es una cuestión de “salud pública” ya que “siete niños o adolescentes estadounidenses son
asesinados a tiros todos los días”.

En sus campañas, que apelan a los mensajes duros y directos cargan continuamente contra el lobby armametístico al que acusan directamente de haber dominado durante demasiado tiempo “la conversación sobre la violencia con armas de fuego”.

El colectivo Moms Demand Action trabaja por el control de las armas en Estados Unidos tratándolo como un problema de salud pública. (Foto: Facebook Geraint John Morgan)