La burbuja de los niños de altas capacidades en los colegios concertados de Zaragoza

El los dos últimos meses, desde febrero, se ha multiplicado considerablemente el número de alumnos en centros concertados en Zaragoza diagnosticados como altas capacidades. El hecho de que este boom de niños con un coeficiente intelectual superior a la media se haya dado justo cuando desde el Gobierno de Aragón tienen previsto derivar a alumnos de necesidades especiales a centros privados con financiación pública ha levantado las sospechas, según recogen en Público.es.

El aumento de diagnósticos de alumnos con altas capacidades en algunos centros concentrados de Zaragoza coincide con la obligación de estos de reservar plazas para alumnos de necesidades especiales. (Foto: David Ramos/Getty Images)

Actualmente, los alumnos zaragozanos con algún tipo de necesidad educativa especial que son escolarizados en centros ordinarios, lo son mayoritariamente en colegios públicos. Sin embargo, en breve entrará en vigor una nueva normativa que supondrá una redistribución de los mismos y obligará a los centros concertados de la ciudad a reservar un número de plazas para estos niños, entre los que se incluyen tanto altas capacidades como discapacidades, en sus aulas.

Como explica la consejera aragonesa de Educación Mayte Pérez en declaraciones recogidas por Público.es, a partir de febrero “hubo un incremento de 500 alumnos con necesidades especiales” en los centros concertados, aunque puntualiza que se da “solo en una veintena de ellos” y que no es algo generalizado en toda la provincia.

En una comparecencia ante las Cortes de Aragón, Pérez ha reconocido que los datos que maneja el diputado de Podemos Carlos Gamarra son “muy sospechosos”. Estos recogen en 14 de los 52 colegios concertados de la ciudad -todos ellos con gestión religiosa- se aglutinan 372 de los 533 nuevos casos, lo que triplica su tasa habitual.

Con las cifras en la mano, el Gobierno autonómico ha iniciado un proceso de comprobación de los diagnósticos que ha llevado a la revocación de más de un centenar en solo tres semanas. Según explican en el citado diario, algunos procesos están plagados de irregularidades administrativas, como, por ejemplo, no haber comunicado a las familias el diagnóstico y apuntarles al plan educativo especial destinado a estos alumnos.

Gamarra señala que cuanto más alumnos de altas capacidades tenga un centro menos plazas tendrán que reservar para el resto. De esta manera, habrá menos posibilidades de escolarizar a niños con discapacidad y estos se irán a otros colegios donde haya más plazas.

Además, el diputado de Podemos denuncia que esto pasa como consecuencia de la privatización del diagnóstico, vigente desde que en 2014 una medida del PP-Par autorizó a los centros concertados a disponer de su propio equipo de orientación, encargado de diagnosticar a los alumnos de necesidades especiales.